Mansfield Park de Jane Austen

8c5aacac7d295fc406bad46374abcc7d

Aunque inicialmente estaba prevista la lectura de La abadía de Northanger, nos hemos decidido por Mansfield Park, ya que todavía no disponíamos de los ejemplares de La abadía de Northanger que nos prestan desde la biblioteca del IES Miguel Catalán.

Este es el material que entregamos a las chicas que forman parte del Club.

mansfield_parkJane Austen comenzó a escribir Mansfield Park en 1811.  Fue esta una época de gran confusión social, moral y política[1] en la que los nobles y los poderosos se comportaban sin tener en cuenta la justicia, los principios religiosos o morales. Mansfield Park es, entre otras cosas, una novela sobre el estado de Inglaterra, y cuestiona las situaciones que el comportamiento de la realeza provoca y la clase de sociedad que lo fomenta.  Esta es, sin duda, una de las formas en las que se puede interpretar la novela, pues en ella se encuentran todos los paralelismos con la alta sociedad de la época. Hay en Mansfield Park una contraposición entre alguien que posee firmes principios morales y religiosos, que no está dispuesto a abandonarlos por ninguna causa, que se niega a aceptar un matrimonio de conveniencia, no basado en sentimientos genuinos, y que rechaza con repugnancia la inmoralidad sexual, y un grupo de jóvenes  mundanos, adinerados, cultos y divertidos, que persiguen únicamente el placer.

Desde su aparición, Mansfield Park ha sido extremadamente interesante para los lectores, y ha dado pie a más discusiones que cualquier otro libro de Austen. La defensa de la moralidad y la crítica a las normas corrompidas fue algo que gustó particularmente a los primeros lectores, aunque también hubo entre estos algunos que consideraron a Fanny Prince una heroína “insípida”. Fanny Price, la pequeña huérfana, tranquila y callada, tiene la suficiente fuerza moral como para soportar incólume a todos los personajes listos, animosos y divertidos que amenazan su tranquilidad. Tímida y reservada, aun cuando es objeto de un trato cruel y desconsiderado, Fanny es uno de esos seres en quienes “las ventajas de las dificultades y la disciplina prematuras, y la conciencia de haber nacido para luchar y soportar”, traen grandes recompensas.

54e36beff030e69d5f87a12dee9fe420La infancia de Fanny en Mansfield Park es la más amarga de todas las que contienen los libros de Jane Austen. La tía de Fanny, lady Bertram, es prácticamente una imbécil; puede ser un personaje cómico, y no malintencionado, pero los efectos de su extrema placidez no son cómicos. La creencia de lady Bertram de que la belleza es merecedora de dinero se basa en su propio caso, el de una joven bonita que ha logrado un matrimonio mucho mejor de lo que podría esperar, y el único consejo que le da a Fanny en ocho años es que “toda joven tiene la obligación de aceptar una oferta de matrimonio tan excepcional” como la que le hace a Fanny un hombre que no le gusta.

La señora Norris, hermana menor de lady Bertram, es una de las grandes villanas de la literatura, casi demasiado terrible para resultar cómica. Si nos reímos con ella, es porque la cronometría de Austen es muy buena, y nos permite disfrutar anticipando los horrores. Caracterizan a la señora Norris la maldad, la intromisión, el servilismo con los poderosos y la intimidación de los débiles. Fanny se convierte en su víctima particular porque es un objetivo fácil, aunque su maldad se extiende a cualquiera que no se pueda defender.

f67fa3a75c359c2b34ef7acb6dcfafe6

Sir Thomas Bertram no es mucho mejor que su mujer y su cuñada. Posee la pequeña virtud de tener dignidad, pero ha elegido mal a su mujer y no sabe ni hablar con sus hijos ni mucho menos educarlos; es también incapaz de controlar la mala conducta de su cuñada, que malcría a sus hijas y avasalla a su sobrina. No tiene la más mínima capacidad para entender la verdadera naturaleza de las personas e intenta imponer a Fanny un matrimonio de conveniencia. La dulce, tímida y apocada Fanny reacciona ante esta propuesta de una forma totalmente inesperada para la época: dice “no”, con todo lo que eso supondrá para su vida y la de su familia. Fanny alcanza su momento de heroísmo cuando opta por desobedecer y se mantiene fiel a su propia conciencia, cuando desafía a sir Thomas y a lady Bertram. Este es el momento en que el ratón se come al gato, el momento en que encuentran algo admirable en ella hasta los lectores a quienes Fanny no agrada.

8375cafcb84301993b7832c1801c4e9d

Por regla general, Fanny es cauta y muy crítica. Las bromas la incomodan, como a su primo Edmund. Solo encuentra alegría en las estrellas, la música, la poesía, las flores y en su hermano William; pero no es una persona alegre, como otras de las heroínas Austen. Además de ser la más seria de todas, es inusualmente callada, y cuando habla lo hace de un modo afectado e inexpresivo. Su silencio hace extraño el enamoramiento de Henry Crawford, quien parece únicamente interesado en “perturbar su tranquilidad”, como dice su hermana Mary.

La hermana de Henry, Mary Crawford, es un personaje brillante e ingenioso. Jane Austen parece divertirse poniendo en labios de Mary sus propias opiniones, comentarios cínicos y algunas bromas subidas de tono, que incomodan al serio Edmund. Se trata, como casi todos los personajes de la obra, de un ser contradictorio: es en ocasiones dulce y generosa con Fanny u otras desconsiderada y superficial. La grandeza artística de Jane Austen le permitía incluir más de una verdad en una obra. El hecho de que Fanny se convierta en la heroína a la vez que detesta a Mary Crawford no es óbice para que esta sea encantadora y le tenga cariño a Fanny.

Como sabemos, Jane Austen aludía rara vez a la situación histórica que rodeaba sus novelas. En esta ocasión, sin embargo, Fanny pregunta a su tío su opinión acerca de la trata de esclavos. Tras la pregunta “se hizo un silencio sepulcral”. Algunos autores interpretan que Austen mostraba así la aceptación tácita por parte de la sociedad occidental de los beneficios materiales de la esclavitud y el imperialismo, aunque es sabido que Jane Austen desaprobaba la esclavitud.

Otros críticos de la novela han encontrado elementos simbólicos en ella: el muro ha-ha (salto del lobo) en Sotherton es un límite que algunos personajes saltan y otros no, simbolizando las futuras infracciones de los personajes. El título de la obra que representan e incluso el juego Speculation, se han visto también como metáforas del comportamiento futuro de los personajes.

La temática del campo versus ciudad también simboliza lo que es natural y renovador contra los artificiales y corruptos efectos de la sociedad. En la escena de contemplación de las estrellas en el primer libro, la luz de las estrellas podría interpretarse como la capacidad de uno de trascender su propio egoísmo y sus preocupaciones y los sufrimientos que estas causan, por oposición a la luz de las velas, que sugiere las preocupaciones propias de una mente con estrechez de miras.

Mansfield Park es una novela absorbente y entretenida, más compleja y ambiciosa que otras novelas anteriores. Las escenas importantes revelan una maestría en el manejo de las interacciones de un nutrido elenco de personajes y de una serie de acontecimientos complejos que pocos novelistas han podido lograr.

OÍR LA NOVELA

Internet nos ofrece la posibilidad de leer la novela (en inglés, claro) y, al mismo tiempo, escucharla. Pinchad en la imagen

367c37f0748c09287d73356d125dd18e

MANSFIELD PARK EN EL CINE

Por supuesto, como es habitual en las novelas de Jane Austen, también esta ha tenido algunas versiones cinematográficas. La versión más antigua de la novela es una mini serie de la BBC del año 1983, con los actores  Sylvestra Le Touzel como Fanny y Nicholas Farrell como Edmund.

En 1999 se estrenó la película  Mansfield Park, dirigida por Patricia Rozema,  que tuvo como actores principales a Frances O’Connor como Fanny Price y Jonny Lee Miller como Edmund Bertram. Fue filmada mayoritariamente en Kirby Hall, Northanmptonshire.

En 2007 se estrenó en Reino Unido una mini serie basada en este libro, bajo la dirección de Iain B. MacDonald con Billie Piper como Fanny (con una muy californiana y despeinada melena rubia)  y Blake Ritson como Edmund:

 

[1] En 1811 príncipe de Gales se convirtió en Príncipe Regente, tras una espera frustrante de más de dos décadas. El Rey volvía a tener ataques de locura, y esta vez no se esperaba que pudiera recuperarse. El Príncipe celebró su ascensión al trono en un carísimo e imprudente festejo que confirmó la mala opinión que Jane Austen tenía del monarca. También en 1811 se produjo el escándalo del duque de Clarence, quien expulsó de su casa a su amante y madre de sus diez hijos, y empezó a perseguir a jóvenes herederas, instigado a casarse por el Príncipe Regente. Este a su vez mantenía una lucha feroz con su ex mujer por la custodia de su hija, la princesa Carlota, una jovencita de comportamiento licencioso. En diciembre de 1811, el Príncipe Regente designó a Clarence almirante de la Armada, poniéndolo a la cabeza de un sistema de promoción en el que los ascensos dependían principalmente de contar con los contactos adecuados.
Anuncios

Los comentarios son las opiniones de los lectores, no de la biblioteca ni del IES Miguel Catalán. Todos los comentarios son sometidos a moderación previa. No se aceptan contenidos mal intencionados, difamatorios o publicitarios.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s