La mancha humana de Philip Roth

El pasado lunes, 14 de octubre, tuvimos nuestra primera reunión del grupo de lectura del IES Miguel Catalán. Estamos muy contentas por la enorme acogida que ha tenido nuestro grupo en su segundo año: ¡somos treinta y ocho miembros!

En esta primera sesión presentamos la primera lectura: la novela de Philip Roth, La mancha humana. Como siempre, preparamos una pequeña documentación para adentrarse en la lectura.  Toda la información que proporcionamos en las reuniones aparecerá también en el blog de la Biblioteca.

e85a11743b5065eb034622e1735f36dc

LA MANCHA HUMANA de Philip Roth

  PHILIP ROTH (Newark, New Jersey, 1933)

La misma Wikipedia que no lo consideró fuente autorizada para enmendar un error en la entrada de La mancha humana[1] nos informa de que Philip Roth es el segundo hijo de una familia estadounidense de origen judío y está considerado uno de los mejores escritores norteamericanos de los últimos veinticinco años. Estudió en la Universidad de Bucknell, comenzó el doctorado en Filosofía, que nunca terminó e hizo un posgrado en la Universidad de Chicago, donde trabajó brevemente como instructor en el programa de escritura de la Universidad. Roth empezó entonces a enseñar escritura creativa en la Universidad de Iowa y en Princeton. Posteriormente, continuó ejerciendo como profesor en la Universidad de Pennsylvania donde enseñó Literatura comparada hasta que se retiró definitivamente de la docencia en 1992.

 Su primera obra Adiós, Columbus, publicada en 1959,  que contiene cinco cuentos cortos y una novela breve, ganó el prestigioso Premio Nacional en 1960. Más tarde aparecieron sus primeras novelas Deudas y dolores (1962) y Cuando ella era buena (1967), novela centrada en un  personaje femenino que evoca a su exmujer, Margaret Martinson, fallecida poco después en un accidente de automóvil. En 1969 se consagró a nivel internacional con el extraordinario éxito de esa divertidísima disección de la psicología individual y familiar judía que fue El mal de Portnoy (también traducido como La queja de Portnoy o El lamento de Portnoy), una novela en forma de monólogo, procaz y desvergonzada, protagonizada por un joven de origen judío obsesionado por el sexo.

La identidad judía y los comentarios sociopolíticos y sexuales serán asuntos recurrentes en la prosa de Philip Roth, quien no oculta la raíz autobiográfica de muchos de sus textos. Durante la década de los 70, Roth experimentó con varios estilos, desde la sátira política en La pandilla hasta la fantasía kafkiana El pecho. Al final de esta década Roth había creado un alter ego Nathan Zuckerman, protagonista de cuatro novelas en esos años (La visita al maestro, Zuckerman desencadenado, La lección de anatomía y La orgía de Praga), pero según la crítica lo mejor llegó en los 90 con la publicación de El teatro de Sabbath (1993), seguida por la asombrosa trilogía: Pastoral americana (ganadora del Pulitzer en 1998), Me casé con un comunista (2000) y La mancha humana (2001), a la que se puede añadir Sale el espectro (2007), igualmente narrada por Zuckerman.

El profesor universitario y crítico de arte David Kepesh fue el personaje protagonista de otras novelas como El pecho (1972), El profesor del deseo (1977) y El animal moribundo (2001). Entre sus últimas obras publicadas destacan La conjura contra América (2004), Elegía (2006), Indignación (2008), La humillación (2009) y Némesis (2011). Tras la publicación de esta última obra Philip Roth ha afirmado que ya no volverá a escribir ni a hablar de sus obras.

ETERNO CANDIDATO AL NOBEL

Eterno candidato al Nobel de Literatura, Philip Roth puede correr el riesgo que provocó la feroz ironía del argentino Jorge Luis Borges: que le den todos los premios literarios del planeta menos el de la Academia sueca.

Philip Roth es probablemente el autor más premiado de su generación. Dos de sus novelas han ganado el Premio Naconal del Libro; otras dos fueron finalistas; exactamente la misma situación se da con el galardón del Círculo de Críticos Nacional del Libro. También ha ganado tres premios del PEN Club y un Pulitzer por su novela Pastoral americana en 1997. En 2001 La mancha humana obtuvo el premio británico WH Smith Literary como libro del año. El crítico Harold Bloom opinó en 2003 que Roth era uno de los cuatro escritores norteamericanos vivos más importantes que todavía producían, junto con Thomas Pynchon, Don DeLillo y Cormac McCarthy. La conjura contra América (2004) ganó el Sidewise de Historia alternativa, así como el premio de la Sociedad Estadonidense de Historiadores. También por esa novela, Roth volvió a recibir el WH Smith Literary Award. Ha sido honrado por su ciudad natal con placas colocadas en su honor en octubre de 2005 en la casa donde pasó buena parte de su infancia. En 2011 obtuvo el Premio Booker internacional y en 2012 el Premio Príncipe de Asturias de las Letras.

LA MANCHA HUMANA  (2000)

Roth desarrolla en esta novela una historia perteneciente a un subgénero narrativo que los anglosajones han dado en llamar “campus fiction” y del que en este grupo de lectura hemos leído un par de excelentes ejemplos (Desgracia de Coetzee  y Stoner de Williams).

En 1998 los Estados Unidos fueron sacudidos por el escándalo del presidente Clinton y su relación con la becaria Mónica Lewinsky. Los detalles morbosos de la historia y la posterior confesión de Clinton sumieron al país en una histérica crisis de puritanismo que se combinó con una exigente demanda de corrección política. Ese es el contexto histórico en el que se desarrolla La mancha humana, una de las novelas protagonizadas por Nathan Zuckerman que, sin embargo, no lo tiene a él como protagonista, sino a Coleman Silk, un viejo profesor especialista en lenguas y letras clásicas. Al comienzo de la novela, Coleman acaba de ser obligado a jubilarse a causa de una demanda por racismo, caprichosa e injustificada. La desmesura de la acusación y del castigo impuesto, junto a la carga de vergüenza y exposición pública que eso tiene en una pequeña ciudad universitaria de Nueva Inglaterra, trastornan completamente la vida del profesor. Todos estos hechos hacen que Silk irrumpa una tarde en casa de Zuckerman para pedirle que escriba su historia. Una historia que él no puede contar.

Roth, acreditado maestro en el monólogo interior y la “corriente de conciencia”, opta en esta ocasión por un planteamiento narrativo tradicional muy efectivo. La base está en el diálogo, en un descriptivismo detallado de los personajes y en la perspectiva de un yo testigo (Nathan Zuckerman) encargado de narrar este ejemplo de la plaga de la corrección política ejercida esta vez no por el Estado, sino por la propia sociedad civil. Zuckerman, sin embargo, acaba seducido por el secreto de la vida de Coleman Silk, duplicado en cierto modo por el de su amante, cuyo final impregna el texto de una cierta ironía trágica.

El gran tema de La mancha humana no es otro que la capacidad de simulación del yo para crearse su propia identidad. El novelista alter ego de Roth, inicialmente interesado, y con él el lector, en la intriga de las miserias de la vida universitaria, con sus neurosis de corrección política tan certeramente apuntada aquí o la aparición de figuras tan espléndidas como la de la profesora Delphine Roux,  es seducido paulatinamente  por el “singular acto de invención” de Silk y su complicada metamorfosis.

La mancha humana es la historia de una negación original y de la construcción de una nueva mitología personal a partir de ese origen. En torno a la figura de Coleman Silk giran los asuntos que parecen obsesionar a Roth: la pertenencia y el destino individual, la libertad personal y el respeto a los sentimientos ajenos, la delgada línea que separa la grandeza de la miseria, las huellas indelebles que deja en la vida de las personas todo lo que se fue. Nada sucede gratuitamente y sus consecuencias marcan para siempre a los individuos como en la mejor de las tragedias griegas. Pero como en todas las novelas del autor, esa tragedia original se abre en numerosas digresiones que completan la figura verdadera de la historia, que es siempre la misma: los Estados Unidos de América, cuya construcción identitaria, avasallante y épica, sostiene o pulveriza a los individuos con la misma radical indiferencia. Roth embiste contra la “cultura de la memez” y la necedad de los nuevos criterios de corrección política que convierten las palabras en objetos sólidos, arrojadizos, que obturan la posibilidad de análisis.

La mancha humana participa de las mejores virtudes de la narrativa norteamericana, directa, fiel al principio de la realidad contemporánea como materia novelable, ajena a los paños calientes y con una inmensa capacidad de seducción para los lectores.


[1] Es muy conocida la reciente anécdota en la que los editores de la Wikipedia impideron a Philip Roth enmendar un error de la entrada sobre la novela La mancha humana. En ella se afirmaba que el personaje de Silk estaba basado en  el escritor y crítico literario del diario The New York Times Anatole Broyard. Philip Roth intentó sin éxito cambiar esta afirmación porque, según él, se basaba en un chisme literario, pero los editores se lo impidieron porque no lo consideraban una “fuente fiable” y le instaron a buscar una segunda fuente de información. Tras la carta que Roth publicó en The New Yorker contando su peripecia con Wikipedia, esta modificó la entrada.

PARA LOS QUE QUIERAN SABER MÁS…

premio

De este libro se realizó en 2003 una adaptación cinematográfica, dirigida por Robert Benton, e interpretado por Anthony Hopkins y Nicole Kidman. Aquí podéis ver el trailer de la película (sólo lo he encontrado en versión original):

Anuncios

Los comentarios son las opiniones de los lectores, no de la biblioteca ni del IES Miguel Catalán. Todos los comentarios son sometidos a moderación previa. No se aceptan contenidos mal intencionados, difamatorios o publicitarios.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s