La fiesta del Chivo de Mario Vargas Llosa

Unknown-1

LA FIESTA DEL CHIVO de Mario Vargas Llosa

La dictadura representa el mal y el mal es mucho más fértil como incitación literaria que el bien.
Mario Vargas Llosa

Mario Vargas Llosa es uno de los novelistas con más éxito de la generación del boom hispanoamericano. Nació en Arequipa, Perú, en 1936. Pasó la niñez con la familia de su madre hasta el regreso de su padre, en 1946, quien lo manda a un colegio militar durante dos años. Posteriormente, estudió en la Universidad de San Marcos, de carácter progresista.

Su labor narrativa comienza con Los jefes (1958), un conjunto de relatos, y con su primera novela, La ciudad y los perros (1963), ambientada en un colegio militar de Perú, que lo consagró como una de las figuras fundamentales del “boom” de la novela hispanoamericana.

Su trayectoria prosigue con La casa verde (1966), en torno a un burdel en el que se entrecruzan varias historias, por la que recibe el Premio de la Crítica y el Rómulo Gallegos ; Los cachorros (1967), magnífica novela breve sobre el mundo de los adolescentes de la sociedad limeña acomodada; Conversación en la catedral (1969), ambientada en un Perú asolado por el autoritarismo y la corrupción; en 1970 se traslada a Barcelona donde publica Pantaleón y las visitadoras (1973) en la que sigue presente la crítica al militarismo, pero ahora de forma irónica y humorística.

En 1974 regresa a Perú, consagrándose como escritor internacional. Vive en Lima hasta que en 1990 se presenta a las elecciones como presidente y pierde. A esta época se remontan La tía Julia y el escribidor (1977) y La guerra del fin del mundo (1981). Le es concedido en 1986 el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Después de las elecciones, se instaló en Madrid.

Recibe el Premio Planeta en 1993 por Lituma en los Andes y el Premio Cervantes en 1995. Posteriormente destacan La Fiesta del Chivo (2000), y Las travesuras de la niña mala (2006). En 2010 gana el Premio Nobel de Literatura y publica El sueño del celta (2010) y en 2014 ve la luz su última novela, El héroe discreto.

A su brillante faceta como novelista hay que añadir la de ensayista, pues tiene obras sobre García Márquez (García Márquez: historia de un deicidio), las novelas de caballería (Las cartas de batalla de Joanot Martorell, Tirant lo Blanc), autores franceses (La orgía perpetua: Flaubert y Madame Bovary) o hispanoamericanos (La utopía arcaica: José María Arguedas y las ficciones del indigenismo). Actualmente es el mayor representante de la literatura hispanoamericana.

La Fiesta del Chivo (2000)

 
El pueblo celebra
con gran entusiasmo
la fiesta del Chivo
el treinta de mayo.
Mataron al Chivo. Merengue dominicano

Treinta años después de su debut en la “novela de dictador”, Conversación en La Catedral (centrada en la dictadura de Manuel Odría en el Perú), Vargas Llosa volvió a contribuir con La Fiesta del Chivo a este género narrativo de larga tradición en la novela hispanoamericana. (El señor presidente, de Miguel Ángel Asturias, El otoño del patriarca, de García Márquez, Yo, el supremo, de Roa Bastos, El recurso del método, de Alejo Carpentier)

Pero a diferencia de estas novelas, Vargas Llosa no recurre a un pseudónimo literario ni a una figura simbólica, sino que su dictador es un dictador concreto sobre el que se documentó exhaustivamente. Lo que no significa que se limite a un ejercicio periodístico sobre la dictadura de Trujillo. Los datos son reales, pero Vargas no revela nada que no se supiera. Utilizó materiales históricos, aunque no es fiel a la historia, a la que da un tratamiento novelesco, gracias a la presencia de Urania que regresa a Santo Domingo para contar los hechos de la novela a su tía y a sus primas.

¿Por qué se interesó tanto Vargas Llosa en la figura de Trujillo?

Según cuenta el propio autor, en 1975 pasó ocho meses en la República Dominicana y allí escuchó muchas anécdotas y leyó mucho sobre Trujilo. A Vargas Llosa le fascinó la manera en la que el dictador llegó a controlar vidas, mundos y hasta conciencias. Todo ello le llevó a escribir una novela en donde se refleja ese control de conciencias y espíritus. Le impresionó tanto lo que vio y leyó que desde esa época le rondaba la idea de una novela centrada en los días finales de Trujillo. A partir de este momento fue enriqueciendo el proyecto inicial, documentándose y recogiendo testimonios directos. La documentación le sirvió para familiarizarse con el ambiente, para fantasear a partir de una realidad que le era familiar. Y Vargas se convirtió en un experto trujillista, especialmente de los últimos días de la dictadura y de lo que ocurrió inmediatamente después, el fracaso del golpe de Estado y la terrible represión encabezada por Ramfis Trujillo. Cuando la República Dominicana vivió seis meses de horror. Experto trujillista como la misma Urania Cabral reconoce serlo. Y es que con Urania, en el Hotel Jaragua, comienza la novela. Y acaba con ella y en el mismo hotel.

No se trata de un libro de historia, sino de una novela. En ella hay muchos personajes históricos pero tratados con la libertad de los personajes inventados. En lo esencial la novela es verdadera ya que ningún hecho fundamental de la dictadura ha sido escamoteado y las libertades que Mario Vargas Llosa se toma como narrador son perfectamente posibles en la era Trujillo.

Con la excusa de la vuelta de Urania Cabral a Santo Domingo Vargas Llosa analiza los últimos días de la dictadura y la transición hacia la democracia que se abrió con la muerte de Trujillo. Conocemos así a los enemigos de Trujillo, a sus aduladores y a sus subordinados, entre los que se encuentra Joaquín Balaguer, que permaneció treinta años junto al dictador y que tras su asesinato, con gran habilidad y apoyándose en la Iglesia y en Estados Unidos desmontó el sistema político familiar y se hizo con el poder

Tres tramas trenzadas hacen avanzar el relato: el regreso de Urania Cabral, el último día de la vida de Trujillo y la conjura para asesinar al dictador, la muerte de los ajusticiadores y el nuevo gobierno.

La primera trama relata el regreso de Urania Cabral a República Dominicana en 1996, con 49 años, después de 35 años sin haber tenido contacto, por decisión propia, ni con su país ni con su familia. Su padre, Agustín Cabral, uno de los hombres fuertes del régimen trujillista, es ahora un anciano inválido e incapaz de hablar, hacia el que Urania manifiesta un odio que alcanzaremos a entender al final de la novela. Cuando Urania regresa a Santo Domingo, la Era Trujillo ya es historia y sus recuerdos permiten recuperar el mundo de los últimos años de la “Era Trujillo” y describir la intimidad del “monstruo”.

La segunda historia narra el último día de la vida de Trujillo. En ella se dan a conocer sus vicios y obsesiones. También sus angustias y desconsuelos. La historia nos muestra principalmente dos perspectivas de Trujillo: el hombre decrépito que sufre en su intimidad y el Jefe de fortaleza inquebrantable, dueño de vidas y conciencias en el medio político y social.

En la tercera trama Vargas se centra en los conspiradores, (causas y momento en que se fraguó el tiranicidio). La historia de la conjura para asesinar al dictador, entresacada de las palabras d los conjurados mientras esperan que aparezca el Chevrolet del Chivo (recordáis HHhH) la muerte de los ajusticiadores y el nuevo gobierno. Analiza a todos ellos, pero cabe destacar al general José René Román, cuyas vacilaciones han de llevar al pretendido golpe de estado al fracaso y a una atroz represión.

Tres historias trenzándose, interrumpiendo el avance de la historia precedente mediante saltos temporales que llevan al lector de 1996 (visita de Urania), a 1961(tiranicidio) y a la década de los 50 (pasado de los conspiradores) con una técnica narrativa perfecta para intensificar la tensión, técnica que se repite hasta el final de la novela y que Vargas toma de sus lecturas de novelas de caballerías. Domina el relato mezclando varios planos narrativos, épocas distintas, monólogos interiores y datos históricos, penetración psicológica y precisión lingüística.

Sin duda, La Fiesta del Chivo es y fue una novela de éxito, pese a no ser una novela de consumo. Entre los comentarios suscitados por ella cabe destacar el de Juan Cruz: “Rememoro aquel espléndido momento de lector, cuando el libro me tenía agarrado por el cuello, pendiente de una historia cuyo desenlace conocíamos todos pero que Mario Vargas Llosa convirtió en una extraordinaria novela de suspense, por su manera de narrarla, por su forma de sorprenderse él mismo del desarrollo de los disparates del dictador.

 LA CRÍTICA HA DICHO…

Nuestra crítica será el próximo día 15 de diciembre, pero entre tanto puede ser interesante recordar lo que han dicho otros:

«Mario Vargas Llosa ha vuelto a la novela histórica con el arte acumulado tras su ya extenso periplo literario. El resultado es un libro espléndido, de lo mejor que ha dado su innegable talento.» Joaquín Marco, El Cultural de El Mundo

«Esta novela atrapará a todo aquel que caiga en sus fauces. El festín narrativo organizado por el autor invita a continuar insomne hasta el último lamento de esperanza final… podemos disfrutar, una vez más, de un talento torrencial, el que se vierte en las voces y acontecimientos de una obra llena de incertidumbres morales.» Andrés Magro, Diario 16

«El doctor Vargas Llosa ha escrito mucho más que la historia de un magnicidio… Esta es la vuelta triunfal a su mejor literatura.» Javier Aparicio, El Periódico de Catalunya

«No sólo recupera una tradición, la de la novela del dictador, que encuentra sus raíces en esperpénticas en Tirano Banderas de Valle-Inclán, sino que regresa asimismo a la que para muchos es su mejor etapa como escritor, la de las novelas de compleja construcción y amplio desarrollo que se inicia con La ciudad y los perros y se cierra con La guerra del fin del mundo.» Juan A. Masoliver Ródenas, La Vanguardia

«Pletórico de imaginación, técnica narrativa y altura de pensamiento, vuelve el mejor Mario Vargas Llosa con La Fiesta del Chivo, una feroz crítica de la tiranía impuesta por Trujillo a la República Dominicana y una excepcional novela sobre la corrupción que envuelve cualquier forma absolutista de ejercicio de poder.» Francisco García Pérez, La Nueva España.

PARA LAS QUE QUIERAN SABER MÁS…

LA PELÍCULA

El director peruano Luis Llosa dirigió una adaptación cinematográfica de la novela que fue estrenada en 2006 en el Festival de Cine de Berlín. Podéis ver aquí el trailer:

LA SERIE

De la novela también ha surgido una adaptación para televisión, titulada El Chivo, coproducida por RTI y Televisa. Aquí tenéis un avance:

Anuncios

Los comentarios son las opiniones de los lectores, no de la biblioteca ni del IES Miguel Catalán. Todos los comentarios son sometidos a moderación previa. No se aceptan contenidos mal intencionados, difamatorios o publicitarios.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s