Emma de Jane Austen

Nuestra próxima lectura del Club Jane Austen es Emma. Disponemos de ejemplares en la Biblioteca para préstamo, cortesía de la Biblioteca del IES Miguel Servet, que nos los ha prestado a su vez.

Si preferís leer el original en inglés podéis disponer de varias versiones online:

Para aquellos de vosotros que prefiráis que os lean la obra:

Podéis aprovechar para practicar vuestro inglés con este audiolibro con el texto sincronizado:

Y, finalmente, el material que entregamos en la reunión:

EMMA de Jane Austen 

tumblr_inline_mji5x3gRcQ1rtmhv6

Publicada en 1816 por el editor John Murray Emma es, junto a Orgullo y prejuicio, la novela de Jane Austen más valorada en la actualidad. La primera edición contó con una dedicatoria de la autora al Príncipe Regente por sugerencia de este, que era admirador de sus novelas y la había invitado a visitar la biblioteca de Carlton House. Jane Austen despreciaba al Príncipe por su vida disoluta y, en principio, se resistió a incluir la dedicatoria, hasta que fue advertida de que la sugerencia real era, en realidad, una orden real. Con el respaldo de la aprobación real, John Murray hizo imprimir dos mil ejemplares, la mayor tirada de una obra de Austen hasta entonces.

La obra, como casi todas las de la autora, presenta una gran sencillez argumental: Emma es una muchacha “hermosa, rica y lista” que, a fuerza de entrometida y por querer que todo el mundo le deba a ella su felicidad sentimental, está a punto de hacer desgraciados a todos los que la rodean y de causar su propia infelicidad. Antes de escribir la novela, Jane Austen afirmó: “Voy a elegir una heroína que, excepto a mí, no gustará mucho.” Emma tiene una voz interior que le dicta exactamente lo que debe hacer. Tal como se desarrolla la trama podría imaginarse que Austen se propuso imaginar qué ocurriría si la voz interior con la que todos contamos se equivocara constantemente.

Emma Woodhouse es la primera heroína de Jane Austen que no tiene problemas financieros, lo que, según dice la ingenua señorita Smith, es la razón principal por la que no desea casarse. Esta es una gran diferencia con respecto a otras novelas de la autora. La protagonista de esta novela permanece sorprendentemente inmune a la atracción romántica y el deseo sexual, en contraste con otras heroínas, como Elizabeth Bennet o Marianne Dashwood. Emma no está preparada para aceptar un pretendiente porque no desea que nadie le usurpe la posición que le permite reinar en la pequeña sociedad en la que vive. Es ciega para todo lo que no quiere ver, y solo reacciona cuando surge la evidencia de sus errores y acepta los buenos consejos de quien la ama, supuestamente para ella, como un hermano. La forma en que Austen revela la inadvertida tensión sexual entre Emma y el señor Knightley es un toque excelente; sus incontenibles lágrimas cuando regresa de Box Hill, después de que él le riña, son las lágrimas de una mujer cuyo cuerpo le comunica aquello que su mente no ha podido reconocer aún. La joven que, desde un comienzo, solo encontraba placer en pensar, manipular e imponer su voluntar, empieza a descubir un nuevo placer en el apasionado abandono de su firmeza.

Podría considerarse, pese a todo, que Emma es una novela contra la “novelería”, contra el exceso de sentimentalismo, aunque finalmente la protagonista integre lo sentimental en su vida del modo más conservador, de acuerdo con una escala de valores que no es sólo moral, sino de decoro clasista. Este es quizá uno de los aspectos que más llama la atención de los lectores contemporáneos: Jane Austen parece aceptar sin crítica el mecanismo social de su mundo, movido por una avidez de dinero apenas disimulada por la cortesía social. Las lectoras del club saben bien que los personajes de las novelas de Austen salen a escena con la etiqueta del precio puesta.

En esta novela, la típica ironía de Jane Austen es más sutil que en las precedentes de Sentido y sensibilidad y Orgullo y prejuicio. Le falta la comicidad y la aparente espontaneidad de Orgullo y prejuicio, pero posee un estudio de personajes más complejo y una actitud más profunda y, posiblemente, más benévola para los personajes que crea.

Emma es una novela de un tiempo sin prisa para la lectura y con regodeo en los detalles; una época en la que los lectores leían pausadamente y podían, como es el caso, aceptar que, tras la resolución de la trama principal, quede todavía una buena quinta parte del libro para atar los cabos y dejar resueltos a todos los personajes. Su deliberada lentitud y su atención al detalle la convierte en una lectura ideal para las vacaciones. Disfrutadla.

OPINIONES SOBRE EMMA

Jane Austen recabó “Opiniones” sobre Emma de familiares y amigos, como había hecho con Mansfield Park. Algunas le debieron hacer reír; otras son prueba de que incluso los familiares podían sorprenderla. A Edward, su hermano, “le gustó solamente más que Mansfield Park”, y también le señaló que había hecho florecer los manzanos de Knightley en julio. A Cassandra le gustó “más que Orgullo y prejuicio, pero no tanto como Mansfield Park”. A Fanny, Emma le resultó insoportable, mientras que a Anna, quizá porque ella también era proclive a tener líos, le gustó más que todas las otras heroínas. Alethea Bigg, que la leyó dos veces seguidas, se aburrió con el oficio de casamentera y con Harriet Smith, y le gustó menos que las anteriores. La señora Austen “opinó que era más entretenida que Mansfield Park”. A la señorita Sharp “le gustó más que Mansfield Park, pero no tanto como Orgullo y prejuicio […] se sintió satisfecha con la heroína por su originalidad, encantada con el señor Knightley —y la señora Elton por encima de toda alabanza—, pero insatisfecha con Jane Fairfax.” Con este último comentario, la señorita Sharp, institutriz por derecho propio, puso el dedo en la llaga: Jane Fairfax es más anodina de lo que correspondería a una mujer que se atreve a prometerse en matrimonio sin que nadie lo sepa y a mantener una correspondencia secreta.

Jane tuvo una nueva oportunidad de divertirse anotando los comentarios insultantes que hicieron algunos conocidos. Entre los vecinos de Hampshire, una mujer encontró que el libro era “demasiado natural para ser interesante”, y a la señora Digweed, “la querida señora Digweed” de Jane, “no le gustó tanto como las anteriores; de hecho, si no hubiera conocido a la autora, a duras penas podría haber acabado de leerla.”

El editor John Murray tampoco lo tenía muy claro. Envió un ejemplar a Walter Scott, sugiriéndole que escribiera algo sobre el libro en el Quaterly Review, pero acompañándolo de una nota ciertamente desleal con su escritora: “¿Le apetece escribir deprisa un artículo sobre Emma? Le falta acción y romance, ¿no es cierto?”. Scott escribió algo deprisa, con una ligera alabanza de Austen por “saber tomar la naturaleza tal cual existe en la vida cotidiana” y, con un poco más de simpatía, por los “diálogos tranquilos, pero cómicos, en los que los caracteres de los personajes surgen con un efecto dramático”. Le resultaron aburridos el señor Woodhouse y la señorita Bates, y, para gran decepción de Jane, no hizo mención alguna de Mansfield Park.

Aproximadamente diez años después de la muerte de Jane Austen, Scott llegó a tener una opinión más favorable de sus obras: “El talento de esa joven para describir las relaciones, los sentimientos y los personajes de la vida corriente es, para mí, lo más maravilloso que he conocido. Los brochazos de las grandes escenas clamorosas puedo darlos yo mismo, como cualquier otro, pero la pincelada exquisita que hace interesantes las cosas y los seres más comunes, gracias a la autenticidad de la descripción y el sentimiento, me ha sido negada.”

EMMA EN EL CINE

La primera versión de Emma se realizó en 1972, en una serie para la televisión protagonizada por Dora Edwin:

Unos años más tarde, en 1996, la versión de Emma, protagonizada por Gwineth Paltrow, presentaba una cuidadísima y estética adaptación:

Ese mismo año  se realizó esta otra versión, protagonizada por Kate Beckinsale:

En 2009, la BBC preparó una serie adaptando la novela de Jane Austen con Romola Garai como Emma y Johny Lee Miller como Mr. Knightley

Hay también una versión actualizada en forma de película para adolescentes, titulada Clueless (Fuera de onda), inesperadamente divertida:

En 2010 apareció una versión hindú de Persuasión, titulada Aisha. Está protagonizada por Sonam Kapoor y Abhay Deol, bajo la dirección de Rajshree Ojha y guión de Devika Bhagat. Solo he encontrado la versión en hindi con subtítulos en inglés:

En el estupendo blog janeaustencastellano.wordpress.com nos hacen saber que existen varias versiones para la televisión, que no he visto:

  • Emma (1948). Película de la BBC, protagonizada por Judy Campbell y Ralph Michael, bajo la dirección de Michael Barry y guión también de Judy Campbell.
  • Emma (1954). Episodio dentro de la serie estadounidense “Kraft Television Theatre” de NBC. Protagonizada por Felicia Montealegre y Peter Cookson, con guión de Martine Bartlett.
  • Emma (1960). Miniserie de la BBC, protagonizada por Diana Fairfax y Paul Daneman, dirección de Campbell Logan y guión de Vincent Tilsley.
  • Emma (1960 B). Episodio dentro de la serie estadounidense “Camera Three” de CBS. Protagonizada por Nancy Wickwire, dirigido por John Desmond con guión de Clair Roskam.

 

Los comentarios son las opiniones de los lectores, no de la biblioteca ni del IES Miguel Catalán. Todos los comentarios son sometidos a moderación previa. No se aceptan contenidos mal intencionados, difamatorios o publicitarios.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s