Poema nº 4: “Historia natural de los sentidos” de Jesús Jiménez Domínguez

POEMA Nº 4

HISTORIA NATURAL DE LOS SENTIDOS

JESÚS JIMÉNEZ DOMÍNGUEZ

                                 “Huele como cuero azucarado empapado en miel”
                                                                                     Diana Ackerman
 
Alejandra Pizarnik dejó escrito que la rebelión
consiste en mirarlas hasta pulverizarse los ojos.
Dylan Thomas las soñó telescopios
con que los muertos, bajo tierra, contemplan el cielo.
Carlos Edmundo de Ory prefiere hablar
de radiografías de esqueletos de ángeles.
 
Faulkner se la dio a Emily, Nick Cave a Elisa Day. 
Al comerlas, el asno de Apuleyo se convirtió en hombre.
Es un fuego que no quema, una música aprisionada,
la duda de Wittgenstein, la herida en el pie de Venus.
 
Las crónicas de Heródoto refieren un ejemplar
de sesenta pétalos alumbrando el jardín de Midas.
Los ciudadanos de Sybaris cubrían sus lechos
con ellas para que el sueño les fuera dulce y favorable.
Si en la Roma de Horacio se cultivó más que el trigo,
¿qué se hizo del huerto saqueado de Virgilio?
 
Después de pasarse los siglos de mano en mano,
hoy descansa en un jarrón del restaurante.
Nada buscamos en su interior, pues nada esconde:
el papel de regalo es el regalo mismo,
este instante encendido que mi brazo te extiende
para apagarse fugaz en tu brazo ya recogido.
 
Miramos el menú, sus manjares y vinos exquisitos,
pero nuestro apetito no es de este mundo.
Un proverbio persa, pensado para nosotros
y en este momento, quedó labrado en los bronces del tiempo:
Lo que comes se torna podredumbre.
Lo que das se convierte en una rosa.
                                                                      Jesús Jiménez Domínguez (1970)
                                                                              Frecuencias (2012)

Este magnífico poema del poeta aragonés Jesús Jiménez pertenece al libro Frecuencias (Editorial Visor, 2012) que obtuvo el XXXVIII Premio Ciudad de Burgos.

Como fácilmente se descubre, el poema consiste en  una serie de alusiones literarias y filosóficas  para eludir  “el nombre de la rosa” hasta ese final en el que  “después de pasarse los siglos de mano en mano”  adquiere un nuevo significado en la mesa del restaurante.

Tiene, como todo el libro, mucho de Collins, de Wright, de Simic, de Demócrito y Valèry… pero me gusta especialmente porque es como creo que debe ser la poesía: de apariencia fácil y de fondo difícil. Una tarea para buceadores que se puede disfrutar también jugando en la orilla.

QUIERO MÁS…

Si te ha gustado este poema, pero deseas conocer más obras de este autor, aquí las tienes:

  • Diario de la anemia/Fermentaciones (Olifante, 2000)
  • Fundido en negro (DVD, 2007). Premio Hermanos Argensola.
  • Frecuencias (Visor, 2012) Premio Ciudad de Burgos.

También aparece recopilado en las siguientes antologías

  • Campo abierto: antología del poema en prosa en España (1990-2005). (DVD, 2005)
  • Los chicos están bien: poesía última (Olifante, 2007)
  • Palabras sobre palabras: 13 poetas jóvenes de España (Santiago Inédito, 2010)
  • Winnipeg: poesía chileno-española contemporánea (Santiago Inédito, 2012)
  • Quien lo probó lo sabé: 36 poetas para el tercer milenio (Letra última, 2012)

Jesús Jiménez es autor también de un blog donde se pueden conocer sus últimas publicaciones, así como las presentaciones y lecturas que realiza. 

COLECCIONO LOS POEMAS

Si deseas coleccionar este poema lo puedes descargar aquí:

Malos tiempos para la lírica- Poema 4