N.º 20 de “Poesía para llevar”: “Nómada azotado por malos vientos reinantes” de Miguel Ángel Longás

 

4df60cdecf48bf11c0867c0dc9153286.jpg

Caspar David Friedrich, Dolmen en la nieve (1807)

Desde el IES Goya nos llega el poema número 20 de “Poesía para llevar”. El poema se titula Nómada azotado por los malos vientos reinantes y es del poeta y profesor Miguel Ángel Longás. La compañera Marisa Mateo nos presenta el poema:

“Nos encanta este poema por su maestría en la adecuación entre forma y contenido: sus versos de arte mayor encabalgados, sus recurrencias (aliteración de la r en los últimos versos, repetición de versos y estructura, etc), sus antítesis y paradojas (nómada residente, que ha encontrado su lugar en el mundo) contribuyen a transmitir la idea de aceptación de frustraciones, de plantar cara ante la adversidad que tantas veces todos necesitamos.”

NÓMADA AZOTADO POR MALOS VIENTOS REINANTES
Miguel Ángel Longás (Ejea de los Caballeros, 1968-)

He alcanzado el otoño total del pensamiento
(Charles Baudelaire)

He alcanzado el otoño total del pensamiento
con la melancolía del haber visto caer
del árbol familiar algunas de sus hojas
sometidas al frío vendaval de la vida.
He alcanzado el otoño total del pensamiento
tras haber comprendido que el amor nunca surge
avivando la llama de amores fracasados
una vez reducidos a ceniza sin más.
He alcanzado el otoño total del pensamiento
tras haber encontrado mi lugar en un mundo
donde soy residente que opone resistencia
de nómada azotado por los vientos reinantes.

El árbol del corazón (2014)

 

Si os ha gustado el poema y queréis leer más, podéis entrar en los siguientes enlaces, donde podéis encontrar una selección de poemas de Miguel Ángel Longás:

 

Anuncios

Nº 19 de “Poesía para llevar”: “Yo no soy el pájaro que sueñas” de Irati Iturritza Errea

767e068223dc016f02906fbd30d82c46.jpg

“Para los detractores de la náusea:
porque escribir es, a menudo, inventar un sol que explique por qué me arde la piel”

El número 19 de “Poesía para llevar” llega desde el IES Reyes Católicos con un bellísimo poema de la joven poeta Irati Iturritza extraído de su libro Brazos cortos (2017). El pie de la ilustración que hemos elegido para este poema corresponde a las palabras iniciales del primer libro de esta poeta a la que habrá que seguir con atención.

[YO NO SOY EL PÁJARO QUE SUEÑAS]
Irati Iturritza Errea (Pamplona, 1997-)

Yo no soy el pájaro que sueñas

soy
en todo caso
un niño que no recuerda por qué
llora
o el rastro en el cielo del último avión del día

yo no soy el pájaro que sueñas
ni siquiera soy un pájaro
pero podría
echar
a
volar
en cualquier momento

Brazos cortos (2017)

Como señalan en este artículo de La tribu (http://latribu.info/poesia/poemas-de-irati-iturritza-errea/):

«Irati agita los versos como una prestidigitadora e inventa un mundo repleto de monstruos, anclas, animales en bruto que se extinguen con cada explicación, (…). Es por eso que hay algo que está a punto de explotar en estos poemas, hay uñas que se clavan en el brazo de quien pregunta por los significados que se esconden en el filo del verso, hay una voz que cava y cava, que inventa palabras para disimular el barro que queda entre los dedos, hay una voz que acecha agazapada en el silencio previo a la palabra que está a punto de nacer (antes de que yo pudiera decir árbol). Hay una boca llena de tierra, una garganta anegada en lodo, que balbucea, que apenas pueda emitir un sonido inteligible. Sin embargo, henchida de tierra, antes de olvidar cómo se respira, vomita niños, perros y semáforos y, desde el fondo, sale a la superficie y como una bocanada de aire fresco, se deshace en grito, en poema».

El poema elegido es una maravilla con múltiples lecturas e interpretaciones como se puede ver en los comentarios tan interesantes que han hecho los alumnos y alumnas del IES Reyes Católicos.

Si queréis conocer más sobre esta jovencísima poeta podéis leer la completísima entrevista que le hicieron en Playgroundmag, en la que también aparece recitando varios de sus poemas: https://www.playgroundmag.net/lit/irati-iturritza_22800128.html  . También podéis disfrutar de varios de sus poemas en Youtube:

Muchísimas gracias al IES Reyes Católicos por descubrirnos a esta poeta tan llena de fuerza y a la que, como hemos dicho antes,  no hay que perder de vista.

 

Reto 4: Leer un libro que incluya un viaje al pasado

Diapositiva7.JPG

Nuestro reto 4 para el mes de enero consiste en leer un libro de los que hemos seleccionado en nuestra Biblioteca que incluya un viaje al pasado:

Reto4 (1).JPGReto4 (2).JPG

Reto4 (3)Reto4 (10)Reto4 (4)Reto4 (5)Reto4 (6)Reto4 (7)Reto4 (8)Reto4 (9)Reto4 (14)Reto4 (11)Reto4 (12)Reto4 (13)

 

El ciclista de Chernóbil de Javier Sebastián: nuestra próxima lectura de “Leer juntos”

 

El pasado lunes nos reunimos de nuevo en la biblioteca para comentar El cuento de la criada de Margaret Atwood. Fue una velada estupenda donde surgieron muchos e interesantes comentarios sobre la obra. Como siempre, propusimos nuestra próxima lectura que comentaremos el día 12 de febrero: El ciclista de Chernóbil del escritor zaragozano Javier Sebastián. Este es el material que compartimos con los compañeros, extraído en su mayor parte de la magnífica introducción que realizó Domingo Ródenas de Moya para la edición de la Institución Fernando el Católico.

EL AUTOR

_img1407_66336419.jpg

Javier Sebastián (Zaragoza, 1962) es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Zaragoza y autor de los libros de cuentos Pomo Rosso (1984) y El descanso de los cautivos (1991). Asimismo ha escrito las novelas La casa del calor (1990), El hombre constante (1998), Historia del invierno (2000), Veinte semanas (2004), El ciclista de Chernóbil (2011) y Puente de Vauxhall (2014).

El ciclista de Chernóbil ha sido traducida al italiano, alemán, francés y holandés. Figuró en la SWR Bestenliste de Alemania; recibió el premio Cálamo “Libro del año 2011” y fue elegida por el Courier International entre las diez mejores novelas extranjeras publicadas en Francia en 2013.

EL CICLISTA DE CHERNÓBIL (2011)

9788499112916Por pura casualidad, El ciclista de Chernóbil se publicó en la primavera de 2011 pocos días después del terremoto que ocasionó el gravísimo accidente en la central nuclear de Fukushima en Japón. La novela no es estrictamente una novela contra los riesgos de la energía nuclear –aunque también– sino sobre la desolación, la soledad, el heroísmo anónimo, la solidaridad, el amor y la obstinación de la vida por perdurar hasta en las circunstancias más adversas.

Javier Sebastián ha comentado que el origen de su novela está en la unión azarosa de dos imágenes que le obsesionaban: la de un anciano abandonado por su familia y la de una ciudad desierta. Estas imágenes genéricas de la desolación fueron tendiendo lazos con la realidad hasta adoptar rasgos bien concretos, los del físico nuclear Vasili Nesterenko de un lado y la ciudad evacuada de Pripyat, próxima a la central nuclear de Chernóbil, de otro.

En 2007 Javier Sebastián realizó un reportaje para Heraldo de Aragón en el que entrevistaba las hermanas Olga y Anna Zorina, quienes acompañaban a un grupo de niños bielorrusos afectados por la radiación que pasaban unos meses en España, acogidos por distintas familias. En el reportaje, Sebastián explica que en un documental se ve a un grupo de turistas en Pripyat, haciendo fotos de las calles muertas, cuando de pronto aparece un ciclista montado en una vieja bicicleta oxidada. De ahí surgió el título de la novela y la figura del hombre que pedalea en medio de la soledad y la devastación. Sebastián asoció esa soledad con la del científico Vasili Nesterenko, sacrificado luchador contra los estragos causados por la radiación.

El ciclista de Chernóbil desarrolla una trama extraída de la realidad histórica y urdida mediante un laborioso trabajo de documentación que da lugar a un discurso híbrido entre lo ficcional y lo histórico. Este tipo de mestizaje ha sido frecuente en la literatura de los últimos años y forma parte de una hibridación más general entre la novela y los géneros no ficcionales, desde el ensayo a la autobiografía. En la obra de Sebastián es fácil deslindar lo histórico de lo fabulado, aunque muchos de sus personajes adopten el nombre de personas reales e incluso se les atribuya parte de su biografía. Vasia, el protagonista de la novela, guarda muchas similitudes con el físico nuclerar Vasili Nesterenko, pero no debe confundirse con él: es una criatura surgida de su imaginación. Realidad y ficción se entreveran en la novela pero no se confunden: los datos históricos sobrecogen y escandalizan; las vicisitudes dentro de la ficción emocionan.

Algunas de las fuentes documentales que consultó el autor aparecen aludidas o transcritas en la propia novela, en citas o fragmentos interpolados, pero la contundencia testimonial de algunas de ellas era tal que consideró necesario poner a disposición de sus lectores parte de estos materiales en una página web que contienen enlace con otras páginas, extractos de artículos, referencias bibliográficas y vídeos: http://javiersebastian.com.

La novela está dividida en seis partes y un epílogo. Cada una de estas partes está compuesta a su vez por un número variable de secuencias de extensión desigual, que suman un total de cincuenta y siete. Estas secuencias narrativas no son lineales o sucesivas, ni tampoco diegéticamente homogéneas, sino que forman parte de dos hilos narrativos distintos en apariencia pero convergentes.

El primer hilo narrativo está narrado en primera persona por el representante español en la Conferencia Internacional de Pesos y Medidas que se celebra en París; la segunda línea narrativa presenta un narrador extradiegético y arranca en la ciudad fantasma de Pripyat donde se refugia un hombre cubierto por dos abrigos. Con calculada tensión narrativa, Javier Sebastián dosifica, en secuencias alternas, la información que va desvelando los misterios, manteniendo vivo de ese modo el interés del lector.

A estos dos hilos narrativos se suma un tercero que no tiene carácter narrativo sino expositivo y sirve de contrapunto factual al desarrollo ficcional del resto de la novela. En esta secuencia encontramos resúmenes de datos científicos, datos de investigaciones, noticias periodísticas y, en general, textos que remiten a la catástrofe de Chernóbil y sus terribles consecuencias.

Los tres hilos de la trama narrativa se articulan en una estructura de doble hélice que entrelaza cada una de las secuencias hasta confluir en una misma trama en la tercera parte, el centro estructural de la novela. Javier Sebastián dispone, de este modo, un relato formalmente muy exigente en el que el templado vanguardismo convive con una admirable fluidez narrativa.

En el estilo de Javier Sebastián se observa la tensión entre lo que quiere expresar y el imperativo de decirlo del modo menos ostentoso y con el mayor impacto en el lector. Acciones y sentimientos, atmósferas y pensamientos son presentados de forma escueta, a veces incluso elusiva, como hurtándole al lector datos que podrían parecer indispensables pero no lo son, porque Sebastián cuenta con un lector inteligente y cómplice que intervenga activamente en la lectura, estableciendo conexiones y deduciendo relaciones significativas, lo que perjudica en absoluto la transparencia o legibilidad del texto.

La prosa de Sebastián combina dos retóricas: la de la escritura y la de la oralidad, perfectamente ensambladas. A las normas de la escritura artística pertenece el minimalismo sintáctico, la preferencia por frases muy breves y contundentes. Esta prosa disuelta permite que el relato acelere su ritmo y que las realidades novelescas se presenten al narrador con gran inmediatez, aunque sea a costa de matices.

A la retórica de la oralidad corresponden las múltiples voces que se oyen en la novela y que se integran en el discurso narrativo. Son voces de personajes de muy variada extracción (desde científicos a campesinos), que dan testimonio de unos hechos que se expresan con la sintaxis entrecortada y los giros propios del habla, con espontaneidad y desparpajo.

En suma, Javier Sebastián ha elaborado un registro estilístico eficaz que se nutre a la vez de los recursos narrativos de la oralidad y en los de la escritura, un registro que consigue conmover y emocionar a un lector que busque en la literatura, actualidad, exigencia y excelencia.

 

Nº 18 de “Poesía para llevar”: “¿Princesa en apuros?” de Estela Puyuelo.

37879924-vector-strong-pin-up-girl-illustration-Stock-Photo.jpg

El número 18 de Poesía para llevar nos llega desde el IES Ródanas de Épila y es un poema de Esther Puyuelo, una de nuestras compañeras:

¿PRINCESA EN APUROS?
Estela Puyuelo (Huesca, 1976-)

La princesa en apuros corre el pestillo
ya no teme más fieras que su castillo.
Con un arma sin filo marcha a la guerra
los príncipes valientes firman la tregua.
No consiente que nadie escale sus trenzas,
ni hacerse la dormida, ni ir de bella.
Ya no compra manzanas sin conocerlas,
a los lobos persigue si hay luna llena,
los guisantes le sirven de adormidera
y a las doce en punto se desmelena.
Ahora que la princesa se hizo guerrera
hay sapos encantados que un beso esperan.

Todos los gusanos de seda (2015)

Estela, aparte de compañera, es una grandísima poeta que ya ha salido alguna otra vez en PPLLhttp://poesiaparallevar-ljp.blogspot.com.es/2015/11/n-2-todos-gusanos-del-mundo.html .

Si no conocéis su biografía podéis consultarla aquí y, por si este poema os ha sabido a poco podéis degustar una selección de sus poemas aquí

En este enlace de IVOOX (a partir del minuto 7:31) Estela habla del libro

https://www.ivoox.com/player_ej_17169466_4_1.html?c1=ff6600

Y en este otro enlace podéis ver a Estela recitando sus poemas:

 

N.º 17 de “Poesía para llevar”: Romance del conde Arnaldos

El conde Arnaldos.jpg

Después de las vacaciones retomamos la cita poética semanal con “Poesía para llevar” que llega ya a su número 17.  Desde el IES Pedro Cerrada de Utebo nos animan a leer uno de los romances más conocidos, bellos y sugerentes del Romancero Viejo: el Romance del conde Arnaldos.

Sobre este romance se han escrito multitud de artículos por sus temas, por su desarrollo y por su final truncado.  En el vestíbulo del instituto tenéis como siempre el texto y en la entrada de la Biblioteca podéis recoger vuestras copias para trabajarlas en clase.

 

 ROMANCE DEL CONDE ARNALDOS
Anónimo

¡Quién hubiera tal ventura
sobre las aguas del mar,
como hubo el conde Arnaldos
la mañana de San Juan!
Yendo a buscar la caza
para su falcón cebar,
vio venir una galera
que a tierra quiere llegar;
las velas trae de seda,
jarcias de oro torzal,
áncoras tiene de plata,
tablas de fino coral.
Marinero que la guía
diciendo viene un cantar
que la mar ponía en calma,
los vientos hace amainar;
las aves que van volando
al mástil vienen posar
los peces que andan al fondo
arriba los hace andar.
Allí habló el infante Arnaldos
bien oiréis lo que dirá
“Por tu vida el marinero
dígasme ahora ese cantar”
Respondiole el marinero
tal respuesta le fue a dar
“Yo no digo mi canción
sino a quien conmigo va”.

Del Romancero viejo (siglos XIV-XVI)

Os ofrecemos a continuación cinco versiones diferentes del poema para que veáis la importancia que ha tenido la tradición oral en la poesía:

marineros.jpg

La truncada versión del Cancionero sin año (fol.193r, Amberes, 1548), la que se considera más lograda y bella:

a19350440167d18361b830d860a5b998--romances

¡Quién hubiese tal ventura
sobre las aguas del mar
como hubo el conde Arnaldos
la mañana de san Juan!
Con un falcón en la mano,
la caza iba a cazar,
vio venir una galera
que a tierra quiere llegar.
Las velas traía de seda,
la ejercia de un cendal,
marinero que la manda
diciendo viene un cantar
que la mar facía en calma,
los vientos hace amainar,
los peces que andan n’el hondo,
arriba los hace andar,
las aves que andan volando
n’el mastel las faz posar.
Allí fabló el conde Arnaldos
bien oiréis lo que dirá:
–Por Dios te ruego, marinero,
dígasme ora ese cantar–
Respondióle el marinero,
tal respuesta le fue a dar;
–Yo no digo esta canción
sino a quien conmigo va.

Esta es la versión del Cancionaro de Amberes de 1550; es muy parecida a la anterior, pero tras el verso 9 y 10 vienen intercalados 5 versos.
arnaldos.jpg¡Quién hubiese tal ventura
sobre las aguas del mar
como hubo el conde Arnaldos
la mañana de san Juan!
Con un falcón en la mano
la caza iba a cazar,
las velas traía de seda,
la ejercia de un cendal,
marinero que la manda
diciendo viene un cantar
que la mar facía en calma,
los vientos hace amainar,
los peces que andan n’el hondo,
arriba los hace andar,
las aves que andan volando
n’el mastel las face posar
–Galera, la mi galera
Dios te guarde de mal,
de los peligros del mundo
sobre las aguas de la mar,
de los llanos de Almería,
del estrecho de Gibraltar,
y del golfo de Venecia,
y de los bancos de Flandes,
y del golfo de León,
donde suelen peligrar.–
Allí fabló el conde Arnaldos,
bien oiréis lo que dirá:
–Por Dios te ruego, marinero,
dígasme ora ese cantar–
Respondióle le marinero,
tal respuesta le fue a dar:
–Yo no digo esta canción
sino a quien conmigo va.

La tercera es una versión oral moderna marroquí recogida alrededor de 1944 por Paul Bénichou en Buenos Aires entre la comunidad sefardí inmigrada de Marruecos (Tetuán):

galeraturca

¡Quién tuviera tal fortuna
sobre aguas de la mar,
como el infante Fernando
mañanita de san Juan
que ganó siete castillos
a vuelta de una cibdad!
Ganara cibdad de Roma,
la flor de la quistiandad;
con los contentos del juego
saliérase a passear.
Oyó cantar a su halcón,
a su halcón oyó cantar:
–Si mi halcón no cenó anoche
ni hoy le han dado de almorzar,
si Dios me dexa vivir,
y a la mañana llegar,
pechuguita de una gansa
yo le daré de almorzar.–
Subiérase a su castillo
y acostose en su rosal;
vido venir un navío
sobre las aguas de la mar:
las velas trae de oro
las cuerdas de oro torçal,
y el mástil del navío
era de fino nogal.
Marineros que le guían
diciendo van un cantar:
–Galera, la mi galera,
Dios te me guarde de mal,
de los términos del mundo,
de los aires malos del mar,
de la punta de Carnero,
del estrecho de Gibraltar,
de navíos de don Carlos,
que son fuertes de passar.
–Por tu vida, el marinero,
tú volvas esse cantar.
–Quien mi cantar quier oír
a mi galera ha de entrar.–
Al son de los dulces cantos,
el conde dormido se ha.
Cuando le vieron dormir,
empeçaron a ferrar;
al son de los fuertes fierros,
el conde recordado ha.
–¿Quién es ésse u cuál es ésse
que a mí quiere hazer mal?
Hijo soy del rey de Francia,
nieto del de Portogal.
–Si hijo sois del rey de Francia,
y nieto del de Portogal,
siete años hazían, siete,
que por ti ando por la mar.
Arço velas el navío
y volviéronse a su ciudad.

Nuestra cuarta versión procede de un Pliego suelto del siglo XVI y fue publicada por Menéndez Pidal en Poesía popular y tradicional:

braco-medieval.jpg¡Quién hubiese tal ventura
sobre las aguas de la mar
como hubo el infante Arnaldos
la mañana de san Juan!
Andando a buscar la caza
para su halcón cebar
vio menir una galera
que venía en alta mar;
las áncoras tiene de oro
y las velas de un cendal;

marinero que la guía
va diciendo este cantar:
–Galera, la mi galera,
Dios te me guarde de mal,
de los peligros del mundo,
de fortunas de la mar,
de los golfos de León
y estrecho de Gibraltar,
de las fustas de los moros
que andaban a saltear.–

La última versión procede del British Museum (ms. Add. 10341).Lo más notable es la contaminación del romance del Conde Arnaldos con el de Conde Niño (vv.10-16)

fac35324291a54eebe5c72f7a46f5401¡Quién tuviese tal ventura
con sus amores folgar
como el infante Arnaldos
la mañana de San Juan!
Andando a matar lagartos
por riberas de la mar,
vido venir un navío
navegando por la mar,
marinero que dentro viene,
diciendo viene este cantar:
–Galera, la mi galera,
Dos te me guarde de mal,
de los peligros del mundo,
de las ondas de la mar,
y del golfo de León
del puerto de Gibraltar,
de los castillos de moros
que combaten con la mar.–
Oído ha la princesa
en los palacios do está:
-Si saliredes, mi madre,
si saliredes de mirar:
y veredes cómo canta
la sirena de la mar.
–Que non era la sirena,
la sirena de la mar,
que non era sino Arnaldos,
Arnaldos era el infante,
que por mí muere de amores,
que le quería frustrar,
¡Quién le pudiese valer,
que tal pena no pagase!–

 

Podéis leer más romances en este enlace de la Biblioteca Virtual Cervantes  y, si os interesa saber algo más de los romances podéis visitar esta página del blog lclcarmen3 de Lengua castellana y literatura de 3º ESO.

Desde el IES Pedro Cerrada nos recuerdan también la relación de la música con la poesía y con los romances y nos invitan a escuchar la versión de Amancio Prada del romance:

Además, si queréis oír romances tradicionales cantados o animamos a que entréis en la página web de la Fundación Joaquín Díaz o podéis oírlos directamente en Youtube en este enlace

 

¡Feliz Navidad y próspero año 2018!

Desde la Biblioteca del IES Miguel Catalán queremos desearos que paséis unas muy felices fiestas y que el año que viene esté lleno de buenas lecturas. unnamed.jpg