Archivo de la categoría: Grupos de lectura

El africano de J.M.G. Le Clézio: próxima lectura del club

Jean Marie Gustave Le Clézio

Jean Marie Gustave Le Clézio

El pasado lunes nos reunimos para comentar Una madre de Alejandro Palomas; como es habitual, además de comentar el libro, propusimos una nueva lectura para la próxima reunión.

En este caso la propuesta provino de una de las asistentes al grupo de lectura, Teresa Picontó, quien nos sugirió la lectura de El africano de J.M.G. Le Clézio.

EL AFRICANO de J.M.G. LE CLÉZIO

descarga-22Jean-Marie Le Clézio, Premio Nobel de Literatura en 2008 es considerado por muchos un escritor y hombre de genio que crea sin preocuparse del público, casi siempre a contracorriente, guiado por el dictado de sus fantasmas interiores incitados por irresolubles conflictos de identidad y de memoria[1].

La Academia sueca le concedió el Premio Nobel[2] por ser “un escritor de la ruptura, de la aventura poética del éxtasis sensual” y “explorador de la humanidad, dentro y fuera de la civilización dominante” y “por haber conseguido rescatar las palabras del estado degenerado del lenguaje cotidiano y devolverles la fuerza para invocar una realidad existencial”.

“En las selvas de las paradojas” fue el título del discurso previo a la entrega del Nobel, el cual Le Clézio se lo dedicó a Elvira, una indígena de la tribu panameña Emberá conocida por su talento de narradora de cuentos y a todos los escritores que le han influido, muchos de ellos latinoamericanos (Juan Rulfo, Octavio Paz, etc.).

Algunos apuntes biográficos: Jean-Marie Le Clézio nació en Niza en 1940, hijo de padres originarios de la colonia africana de Islas Mauricio, pasó su infancia persiguiendo hormigas en Nigeria, donde su padre era médico al servicio del ejército británico. Pero regresó a Niza, estudió letras y a los 21 años publicó su primer libro, Proceso verbal, una obra sofisticada y críptica (puro “terrorismo nouveau roman[3]). Recibió el Premio francés Reanudot en 1963 por su primera novela, El atestado.

Para esquivar el servicio militar en plena guerra de Argelia (“mi padre me dijo que yo no podía ir a matar a la gente inocente de África”) acabo viviendo de carambola en México. Había empezado a trabajar para la cooperación humanitaria francesa en Tailandia, pero fue expulsado del país por escribir un cuento denunciando la trata y prostitución de niñas dentro del ejército estadounidense. Ya en México, quedó fascinado por los libros de las culturas prehispánicas. Lo cierto es que el potencial de las culturas prehispánicas le ha dado pie a escribir varios de sus libros. Su visión tras 13 años viviendo e investigando en México quedó fijada en El Sueño mexicano o el pensamiento interrumpido. Inspirado por su fascinación por México es la historia de Diego y Frida, esa historia de amor inseparable de la fe en la revolución es su libro: Diego y Frida. Una gran historia de amor en tiempos de la revolución (1993).

Después vivió en Panamá, en la provincia del Dairén, con los indígenas embera. Y allí la vida le cambió (1970 a 1974). Era una época de crisis literaria para él y esa experiencia le resolvió todas sus dudas sobre la literatura. En esta época abandonó la experimentación y abordó temas como la infancia, la adolescencia y los viajes.

En cuanto a su obra, tiene libros existencialistas como El atestado (1963) o El diluvio (1966). En 1975 contrajo matrimonio con Jemia, del Sáhara occidental. A esa época pertenecen libros como, Gentes de las nubes (1976), Desierto (1980). Ha destacado también como autor comprometido con algunos de los movimientos sociales, la ecología. A esta etapa pertenecen, entre otros, Terra amata.

El africano (2004), crónica autobiográfica en la que reescribe la misma historia familiar ya novelada en Onitsha (1991). Más recientemente son obras destacadas: El pez dorado, La música del hambre, Urania, Revoluciones. En total más de 40 novelas, además de libros infantiles, ensayos y artículos de prensa.

En El africano (2004), obra maestra en la que combaten la identidad, el origen, la memoria afectiva proustiana, las leyendas míticas de tradición oral y la fotografía mental, compartida con el lector mediante descripciones sumamente intensas que requieren del narrador aplicarse en conseguir una sintaxis escrupulosa y al lujo de la palabra.

En la contraportada del libro El africano nos explica Le Clézio:

“Todo ser humano es el resultado de un padre y de una madre. Se puede no reconocerlos, no quererlos, se puede dudar de ellos. Pero están allí, con su cara, sus actitudes, sus modales y sus manías, sus ilusiones, sus esperanzas, la forma de sus manos y de los dedos del pie, el color de sus ojos y de su pelo, su manera de hablar, sus pensamientos, probablemente la edad de su muerte, todo esto ha pasado a nosotros.Durante mucho tiempo imaginé que mi madre era negra. Me había inventado una historia un pasado, para huir de la realidad a mi regreso de África, a este país, a esta ciudad donde no conocía a nadie, donde me había convertido en un extranjero. Más tarde descubrí, cuando mi padre, al jubilarse, volvió a vivir con nosotros en Francia que el africano era él. Fue difícil admitirlo. Debí retroceder, recomenzar, tratar de comprender. En recuerdo de todo eso he escrito este pequeño libro”.

El padre de Le Clézio es posiblemente el verdadero protagonista: “Más tarde descubrí, cuando mi padre, al jubilarse, volvió a vivir con nosotros en Francia, que el africano era él”. En el libro, es presentado como un hombre que vive entregado a su profesión: primero en Banso (en la actualidad Kumbo), donde “era el único médico a un radio de sesenta kilómetros” y tenía a su cargo un territorio tan inmenso que “en el mapa que él mismo anotó las distancias, no en kilómetros, sino en horas y días de marcha” y se ocupaba “desde el parto hasta la autopsia”, y después en Ogoja, como responsable del dispensario”. (p. 83-84).

En esta búsqueda de la figura paterna y también de su identidad encontramos la esencia y el propósito de estos recuerdos africanos en los que el tiempo se desliza desde la circunstancias en que sus padres le concibieron en África (el momento de su verdadero nacimiento, según los africanos), la II Guerra Mundial y la espantosa guerra del Biafra, hasta la muerte de su padre, al que rinde homenaje con páginas muy emotivas en este libro. Por otro lado, las instantáneas fotográficas que aparecen en el libro fueron realizadas por su padre con una Leica (p. 89).

En El africano “está la memoria del niño y la memoria del tiempo que precedió a mi nacimiento”, escribe también Le Clézio en El africano, en el que además el autor incorpora a las palabras un intenso recuerdo sensorial pero todavía no verbal como él mismo nos cuenta: “cuando se es niño no se usan las palabras (y las palabras no están usadas). En esa época estaba lejos de los adjetivos, de los sustantivos. No podía decir, ni siquiera pensar: admirable, inmenso, potente. Pero era capaz de sentirlos (…)” (p. 13).

El africano pertenece a la literatura de escritores que como Albert Camus o Doris Lessing (Premio Nobel de 2007) escriben sus historias en el África colonial o post-colonial. Le Clézio en este libro recorre pasajes históricos que van desde los años 30 hasta los años 80 del siglo XX. El autor explica en su relato, con un lirismo y prosa excepcional, el colonialismo, la ocupación alemana en Francia en la II Guerra Mundial, la liberación de los pueblos africanos en los años 50 y 60, las guerras tribales, con complicidad directa de ingleses, franceses, alemanes y holandeses hasta la llegada del SIDA a África. Paralelamente nos remonta a aquella África de las grandes tormentas y lluvias, de los ríos y de las costumbres tribales que para él no son extrañas sino parte de su propia formación. Así dice: “A esta África quiero volver sin cesar, a mi memoria de niños. A la fuente de mis sentimientos y determinaciones” (p. 130).

[1] Javier Aparicio Maydeu, “Catálogo razonado de revueltas irracionales”, Cultura/El País (30 de enero 2013).
[2] J. Valcárcel, “’El africano’ de Le Clézio” en guinguinbali.com (consulta: 15/1/2017).
[3] David Marcial Pérez, “Le Clézio: Los aztecas fueron los primeros surrealistas”, Cultura/El País (4 de septiembre de 2016).

QUIERO SABER MÁS DEL AUTOR Y SU OBRA…

Entrevista con Le Clézio en la Feria del Libro de Bogotá en 2013:

Una conversación entre Mario Vargas Llosa y J.M.G, Le Clézio, organizada por el Institut Français, que indaga en los puntos en común entre los dos Premios Nobel.

Un documental sobre Le Clézio producido por Nobel Media, dirigido y producido por Jeremy Williams. El documental incluye una entrevista con el autor e imágenes con él en Niza y en la isla Mauricio:

Una madre de Alejandro Palomas: nuestra próxima lectura del Club

descarga
El pasado lunes, 19 de diciembre, nos reunimos para comentar Sostiene Pereira de Antonio Tabucchi. Fue una sesión estupenda donde disfrutamos mucho de compartir nuestras diferentes lecturas sobre la novela.

La próxima lectura será la novela de Alejandro Palomas Una madre. Os incluimos aquí el material que entregamos en la sesión.

palomas-287x300Alejandro Palomas (Barcelona, 1967) es licenciado en Filología Inglesa y Master en Poesía por el New College de San Francisco. Ha compaginado sus incursiones en el mundo del periodismo con la traducción de importantes autores como Katherine Mansfield, Gertrude Stein, Willa Cather o Jack London. Entre otras, ha publicado las novelas El tiempo del corazón (2002) (por la que fue nombrado Nuevo Talento Fnac), Tanta vida (2008), El secreto de los Hoffman (finalista del Premio de Novela Ciudad de Torrevieja 2008 y adaptada al teatro en 2009). En 2011 publicó El tiempo que nos une. Ese mismo año fue finalista del Premio Primavera de Novela con El alma del mundo.

En 2013 publicó el libro de poesía Entre el ruido y la vida, en 2014 la novela Una madre y en 2015 Un hijo, por la que ha obtenido el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil este año. Su novela más reciente ha sido Un perro (2016), que forma una trilogía junto a Una madre y Un hijo. A finales de este mismo año ha publicado Las dos orillas, su primer libro ilustrado.

UNA MADRE (2014)                  

Una madre es una novela que parece una obra de teatro o una obra de teatro que se lee como una novela. Si se tratara de una obra de teatro diríamos que cumple a la perfección las tres unidades del teatro clásico: unidad de espacio, unidad de tiempo y unidad de acción.

Toda la novela se desarrolla en un único espacio, la casa materna, transcurre en una sola noche, la de Nochevieja; allí y entonces se reúnen seis miembros de una familia para dar rienda a los recuerdos, noticias y confesiones que cada uno de ellos va desgranando y que resumen sus vidas: la madre, Amalia; Fer, el hijo varón que ejerce de narrador; sus dos hermanas, Silvia y Emma –que aparece con su novia Olga—y el tío Eduardo, siempre procedente de lugares remotos y cargado de historias.

A lo largo de la noche y a través de las conversaciones entre los miembros de la familia, iremos hilvanando informaciones que agregan datos al pasado de cada uno, oscurecido por la presencia/ausencia de un padre que destruyó la familia y facilitó su disgregación.

Alejandro Palomas otorga la voz de su narración a Fer, el hijo, quien va sembrando su relato con multitud de detalles que mezclan sucesos del pasado y sucesos actuales, algunos de apariencia insignificante, pero muy reveladores, que permitirán al lector ir reconstruyendo la acabada radiografía de unos personajes que solo recobran su razón de ser mediante la presencia poderosa de la madre, una mujer de peculiar humor y con ribetes extravagantes en la que, sin embargo, encuentran sus hijos, aunque les cueste confesarlo, el alivio confortador que atenúa los contratiempos de su existencia.

A pesar de su juventud, todos los miembros de la familia han sufrido graves rupturas sentimentales que tratan de compensar de distintos modos: la convivencia ocasional entre ellos, el recurso a un animal de compañía, la entrega frenética al trabajo…

Únicamente la madre, a pesar de un comportamiento extravagante que resulta irritante y enternecedor a partes iguales, está capacitada para entenderlos y encauzar su espíritu. Alejandro Palomas comentó en una entrevista que la idea de la novela surgió de una merienda con su madre cuando ambos se reían de una broma muy familiar. Así nació Amalia, una mujer valiente y generosa, que aparece como torpe y despistada hasta el surrealismo, pero que, en realidad es el cinturón que une a todos. El diseño del personaje de Amalia es una muestra de la habilidad narrativa de Alejandro Palomas que ha dotado a la madre de una gran variedad y riqueza de matices que la convierten en el centro de la historia.

No solo destaca la madre en esta galería de retratos. Las hermanas, Silvia y Emma, y, en la última parte, el tío Eduardo, forman todos un friso de personajes en la mejor tradición de la novela psicológica. Todos han sido delineados con agudas pinceladas en las que nada parece innecesario. Algunas escenas protagonizadas por Emma alcanzan  el nivel de lo memorable.

La seguridad en el acopio y selección de los detalles y observaciones que enriquecen la narración acredita en cada página la presencia de un novelista sólido, capaz de potenciar unos cuantos hechos ínfimos y convertirlos en una historia interesante, que puede lograr la atracción del lector.

Una madre es, pues, un excelente ejercicio narrativo, donde casi ningún detalle se consigna al azar, incluido el letrero luminoso de la azotea y su progresiva transformación. La excelente prosa del autor nos permitirá, espero, disfrutar de una novela que se lee de un tirón.

Sostiene Pereira de Antonio Tabucchi: nuestra próxima lectura

ANGRM-original sobrecubierta_SOSTIENE PEREIRA

Nos reuniremos para comentar la novela el 19 de diciembre a las 19.00 en la Biblioteca

Nuestro club de lectura se reunió  el pasado 21 de noviembre para comentar Instrumental de James Rhodes. Fue un tertulia muy interesante que se complementó con la asistencia al concierto que el músico inglés dio en el Festival de Jazz el domingo, 27 de noviembre.

La propuesta para la siguiente sesión es Sostiene Pereira de Antonio Tabucchi. Carmen Delgado, una de las coordinadoras del grupo, preparó la lectura y nos aportó el siguiente material:

SOSTIENE PEREIRA 

Con Sostiene Pereira, Tabucchi escribió una perfecta fábula de la libertad y una de las pocas novelas morales laicas del siglo XX que perdurarán. El secreto está en la habilidad narrativa del autor para hacer convincente el cambio del personaje principal: de un ser anodino y sin aspiraciones a un hombre valiente y comprometido.

Mario Vargas LLosa, Héroe sin cualidades.

ANTONIO TABUCCHI

Antonio Tabucchi

Antonio Tabucchi

Nació en Pisa en 1943, creció en casa de sus abuelos y en sus años universitarios, en un viaje a París, conoció la obra de Fernando Pessoa, de quien tradujo toda su obra. Deslumbrado  por el lisboeta, comenzó a aprender portugués para leerlo en su lengua original. Posteriormente enseñó Lengua y Literatura Portuguesas en la Universidad de Siena.

Enamorado de Portugal y casado con una portuguesa, vivía seis meses en Lisboa y seis en Pisa. Murió en marzo de 2012 y está enterrado en el antiguo “Cemitério dos Prazeres”, en Lisboa.

Aunque anteriormente había publicado excelentes colecciones de cuentos, su gran éxito le llegó en 1994, con Sostiene Pereira  que  obtuvo numerosos premios como  el Premio Campiello, el Scanno y el Jean Monnet. Casi inmediatamente (1996) fue llevada al cine por Roberto Faenza con Marcello Mastroianni encarnando a  Pereira y banda musical de Ennio Morricone, Sostiene… marcó un punto de inflexión en la trayectoria literaria de Tabucchi, ya que enlaza con sus primeros libros en el análisis de la historia del siglo XX y de los fascismos.

Posteriormente publicó La cabeza perdida de Damasceno Monteiro (1997), con la que consiguió la revisión y posterior resolución de un  caso de asesinato. En sus últimas obras  (Tristano muere de 2004El tiempo envejece deprisa, de 2009),  por desgaste personal o por la conciencia de la muerte,  la acción literaria  se vuelve más compleja, alejada de la linealidad anterior y el contenido narrativo más amargo.

Tabucchi fue un hombre inquieto política (contundente contra Berlusconi) y literariamente, ya que ninguno de sus libros, para sorpresa de lectores y críticos, transcurrió por los caminos abiertos por los anteriores.

Su ironía y su humor  así como el gusto por las paradojas y la ambigüedad se reflejan en el   “permanente registro lúdico”, (Sergio Pitol, El arte de la fuga. 1997), con el que trazó  situaciones, indagó en la condición humana  y dibujó personajes partiendo de hombres pequeños y absurdos o de artistas excéntricos, todo ello con muy pocas  y certeras pinceladas.

SOSTIENE PEREIRA

La novela discurre  entre el 25 de julio y  finales de agosto de 1938, cuando los fascistas  ya se han consolidado en Alemania, Austria e Italia,  en España van ganando  la guerra y en Portugal la dictadura salazarista está acabando de cerrar el país a Europa.

Pereira es un envejecido periodista, oscuro, sesentón obeso, viudo y acomodaticio,  que en julio de 1938, en una Lisboa ya agobiada por la dictadura salazarista,  experimenta una transformación ética y política que hace de él un héroe.   El punto de inflexión es el encuentro, casual, con el joven Monteiro Rossi y su novia Marta, que están en Portugal recabando apoyos  para la causa republicana española. Su reacción ante los acontecimientos finales le obliga a exilarse a Francia donde previsiblemente   vuelve al anonimato. Hasta su regreso a Lisboa tras la Revolución de los Claveles y su muerte,  olvidado por todos.

 Gran parte de estos datos los revela la autor en la nota final del libro, añadida en la décima edición italiana. Sostiene el autor que el espíritu de Pereira, que todavía no se llamaba así, lo visitó una noche de septiembre de 1992. Buscaba Pereira a un autor y lo encontró en la persona de Tabucchi, al que volvió a visitar en repetidas ocasiones  para que pusiera voz a su historia.  Así nació y  tomó cuerpo esta crónica  de rebelión personal  estructurada en dos  musicales palabras que el narrador repite como un mantra: Sostiene Pereira.

 ¿Quién es ese narrador que las repite? Tabucchi no lo dice. Junto con otros silencios, escamotea deliberadamente el uso de la primera persona. Vargas Llosa (en Héroe sin cualidades) considera que lo más original de la novela es la voz narrativa que la sustenta, voz que, aunque casi invisible, siempre está ahí. La voz narrativa no registra nada fuera del habla o los pensamientos de Pereira. Esta aparente objetividad cae por su peso ante los abundantes elementos afectivos de la obra, que actúan casi como una instrucción de lectura   que nos indican que lo narrado ha de ser leído como verdadero.

Este escurridizo narrador, que parece solo  un receptor y transmisor de informaciones, frío y procesal,  dota de gran credibilidad a lo narrado y  no mata la ilusión novelesca sino que contribuye a crear el ambiente social durísimo en el que  Pereira combate el calor y el hastío  a golpe de limonadas y de tortillas a las finas hierbas e  imprime a la historia el gran poder de persuasión que tanto la engrandece.

¿Quién podía tener el valor de dar una noticia de ese tipo? […] Nadie, porque el país callaba, no podía hacer otra cosa sino callar, y mientras tanto la gente moría y la policía era dueña y señora. Pereira comenzó a sudar, porque pensó de nuevo en la muerte. Y pensó: Esta ciudad apesta a muerte, toda Europa apesta a muerte. (p. 13).

Pereira  también calla, pero cede la palabra  otras voces que van generando la gran  multiplicidad de puntos de vista en su relato y  nos sitúan frente a la  dictadura salazarista, los ecos de la guerra civil española, el fascismo y la proximidad de la segunda guerra mundial. Esas voces que “Pereira sostiene”, con las que se siente implicado, son las del Padre Antonio, las del pueblo judío, (Ingeborg Delgado), las de los trabajadores portugueses (El camarero Manuel), las de los profesionales (doctor Cardoso),  las de la juventud (Monteiro Rossi y Marta).  Frente a ellos,  su amigo Silva, el director del periódico o, la terrible policía política salazarista.

Especial importancia tiene el discurso central del doctor Cardoso (Escriba usted un artículo sobre el alma, que todos lo necesitamos) discurso que, como en el juego de la oca,  nos envía al comienzo de la novela, que solo se “sostiene”  a la luz de uno de los finales más luminosos que se podrían esperar. Ahí se nos desvela la autoridad moral y cívica que ostenta Pereira para “sostener”, para elaborar su propio discurso, no solo el discurso de los demás. Y ahí comprendemos la idea fundamental de Sostiene Pereira: siempre estamos a tiempo de cambiar y la rebeldía de Pereira es gigantesca, tratándose de quien se trata. Con gran habilidad narrativa Tabucchi ha ido  salpicando la narración de pequeños indicios de la toma de conciencia de Pereira, quien, pese a ser un hombre mediocre, sin ilusiones, desapasionado en casi todo, se nos presenta cargado de humanidad. Por ello impresiona tanto su cambio y su rebelión final, que Tabucchi hace verosímil de forma magistral.

Tabucchi plantea una problemática moral y cívica que va más allá de la anécdota.  Narración eficaz, arquitectura perfecta, y economía de medios dan al texto una intensidad que pocas novelas consiguen.

SOSTIENE PEREIRA, la película

Sostiene Pereira es una coproducción de Italia, Francia y Portugal, dirigida en 1996 por Roberto Faenza, con guion del mismo director en colaboración con Sergio Vecchio y el mismo Antonio Tabucchi. La película contó con un reparto excepcional, encabezado por Marcelo Mastroiani  con Joaquim de Almeida, Daniel Auteuil, Stefano Dionisi,Nicoletta Braschi y  Marthe Keller.

Os dejo aquí un trailer de la película (en italiano, no lo he encontrado en castellano):

La película tiene una excepcional banda sonora firmada por Ennio Morricone que podéis oír en esta playlist de Spotify:

 

Oír a Antonio Tabucchi

En mayo de 2011, Antonio Tabucchi pronunció este Elogio de la literatura en el Teatro del Popolo de Migliarino con ocasión de la  “Manifestazioni del Maggio Migliarinese 2011”.

Últimas noticias del club de lectura…

33e6356c88a57088ee25b15d4dc34b31

Este año, por un problema con el plazo de entrega del proyecto no estamos dentro del programa Leer Juntos Hoy. Nos hubiera gustado formar parte del mismo, pero parece ser que son muy estrictos con respecto a los plazos.

En todo caso nosotros seguiremos, como siempre, con nuestro club, realizaremos las reuniones tal como teníamos previstas y las profesoras que nos ocupamos de la coordinación seguiremos dedicando nuestro tiempo y nuestros esfuerzos a la selección de libros y la preparación de las sesiones.

Durante este curso contamos con más de treinta miembros y, como ya informamos en el blog, hemos comenzado nuestras sesiones con la lectura de Instrumental de James Rhodes. Nos reuniremos el próximo 21 de noviembre para comentarla y algunos de nosotros acudiremos al concierto que da el 27 de noviembre en el Festival de Jazz.

Nos hemos puesto en contacto tanto con la editorial como con los organizadores del Festival de Jazz para ver si sería posible celebrar una reunión con James Rhodes en nuestro instituto el día que venga a tocar (¡está justo enfrente del Auditorio!), pero, todavía no nos han contestado. No perdemos la esperanza…

Primera sesión de Leer Juntos Hoy: Instrumental de James Rhodes

f268419572b21b7648e8e57e1705abca

Ayer comenzamos nuestro quinto año en el club de lectura de la Biblioteca del IES Miguel Catalán. Fue un agradable reencuentro con los viejos amigos y con otros nuevos que se han incorporado este curso. Para comenzar nuestra serie de lectura hemos elegido un género poco frecuentado en nuestro club: la autobiografía.

instrumental-de-james-rhodes

James Rhodes (1975) es un conocido concertista de piano y un gran renovador de la música clásica. Ha protagonizado documentales para la BBC y Channel 4, escribe en The Guardian y ofrece recitales en todo el mundo. El próximo 27 de noviembre dará un concierto en el Festival de Jazz de Zaragoza. Será una ocasión de ver en directo una de las atípicas actuaciones de Rhodes quien, vestido con vaqueros y camiseta, no solo interpreta música clásica leyendo la partitura en un Ipad,  sino que habla con el público de las piezas y los autores que interpreta con gran pasión, profundos conocimientos y un vocabulario bastante inadecuado que ha hecho que su álbum en directo, Jimmy, fuera el primer disco de música clásica con advertencia por su vocabulario explícito.

El subtítulo de Instrumental, Memorias de música, medicina y locura no nos advierte con suficiente antelación de la andanada de horror que nos espera. A lo largo de las páginas del libro James Rhodes nos cuenta su vida desde que a los seis años fue violado por un profesor de boxeo, los terroríficos cinco años siguientes en los que el profesor siguió abusando de él y las terribles secuelas que esta experiencia dejó en su cuerpo y en su mente.

Si comparásemos la vida con correr un maratón, los abusos sexuales en la infancia tendrían el efecto de quitarte una de las piernas y cargarte con una mochila llena de ladrillos en la línea de salida”, escribió Rhodes en un artículo publicado en el ‘Daily Telegraph’ en el 2012.

La carrera vital de James Rhodes ha estado llena de obstáculos y dificultades. Ha sufrido todo tipo de trastornos físicos y mentales, ha sido adicto al alcohol, al sexo, a las autolesiones; ha intentado suicidarse en varias ocasiones, ha sido ingresado en varios hospitales psiquiátricos, se ha arruinado, ha visto hundirse su matrimonio y ha perdido la custodia de su hijo.

De todo ello habla en su libro con una franqueza desarmante y un vocabulario crudo y poco dado a los eufemismos  que hizo que su primera mujer –a la que James Rhodes trata en el libro con un tacto exquisito—intentara impedir la publicación, alegando que las escabrosas confesiones allí contenidas podrían causar un daño psicológico irreparable al hijo de ambos. Tras un primer fallo judicial favorable al autor y a la editorial, el tribunal de apelación dio la razón a la demandante:

“Eso me dejó hecho polvo –explicaba Rhodes en una entrevista-. El hombre que me violó me advirtió una y otra vez de que si se me ocurría explicar lo que pasaba me iban a suceder cosas terribles. Y yo guardé silencio durante 30 años. Ahora unos jueces me decían exactamente lo mismo, que no tenía derecho a hablar de lo que me había ocurrido. Si lo piensas, es algo aterrador. Durante la vista, un abogado llegó a comparar mi caso con el de un hombre que había infectado deliberadamente a su esposa con el VIH. De locos”

Rhodes gastó una fortuna para costear el amargo proceso legal, en el que contó con el apoyo militante de sus amigos más próximos, entre los que figuran celebridades como los actores Stephen Fry y Benedict Cumberbacht. Finalmente, el Tribunal Supremo autorizó la publicación de Instrumental:

“Una persona que ha sufrido del modo en que el apelante ha sufrido y que ha luchado para hacer frente a las consecuencias de su sufrimiento de la forma en que él ha luchado tiene derecho a hablarle al mundo sobre todo ello”, rezaba la sentencia.

El pianista insiste en que no afrontó la escritura del libro como terapia, ni mucho menos como un ejercicio de exhibicionismo. Su propósito era ayudar a otras personas que hubieran vivido una situación como la suya y dar a conocer al mundo la gravedad del abuso sexual a niños y niñas y las terribles consecuencias que tienen en sus vidas. Nos acerca al sentimiento de la víctima con una sangrienta sinceridad, hasta hacernos partícipes del infierno que aún deben de estar pasando tantos menores abusados por figuras de autoridad y que arrastran un silencio que nos culpabiliza a todos.

Como dice Elvira Lindo,  no es esta una historia que se pueda juzgar literariamente, porque lo que ofrece Rhodes es el testimonio de una herida, la que destrozó su vida y la que en parte cicatrizó, al menos para permitirle amar y no refugiarse en el victimismo, gracias a la música. James Rhodes da voz a las víctimas. Cuenta una historia que no queremos escuchar o leer porque duele demasiado, pero no querer saber confirma el silencio y el desprecio con el que los pederastas asustan a sus víctimas.

Instrumental es también, a su manera, una carta de agradecimiento a la música clásica. Desde su contundente frase inicial “La música clásica me la pone dura”, Rhodes nos habla de su amor a la música y su poder curativo. “Si no hubiera conocido a Bach, estaría muerto”, reconoce.  Su encuentro con Bach se produjo a los siete años, cuando solo pudo encontrar refugio a su dolor al escuchar una casete con una grabación en vivo de la versión para piano que Ferruccio Busoni hizo del segundo movimiento de la segunda partita para violín de Bach, la ‘Chacona’. Aquel descubrimiento, insiste, le salvó la vida y determinó su vocación. Todavía hoy sigue siendo su pieza musical favorita.

El libro, de una crudeza espeluznante, está compuesto por 20 temas o capítulos precedidos por el comentario de una pieza musical que se relaciona con el contenido del capítulo. En estos comentarios, como en todo el libro, se habla de la música clásica con una pasión y un entusiasmo que provoca inmediatamente el deseo de escuchar sinfonías y sonatas (se puede escuchar gratuitamente la playlist de la obra en Spotify y en http://bit.do/instrumental.) Son defensas del poder sanador del arte, pero también de seguir hablando de la música sin etiquetas, contando la grandeza de la música clásica sin la petulante distancia académica con la que habitualmente se la trata.

LA PLAYLIST DE INSTRUMENTAL

LA PÁGINA WEB DE JAMES RHODES

James Rhodes tiene su propia página web. Podéis consultarla, haciendo clic en la imagen.

web-rhodes

JAMES RHODES EN EL PROGRAMA “PáGINA 2” DE RTVE

Óscar López entrevista a James Rhodes para el programa “Página 2” de RTVE. Puedes ver el vídeo haciendo clic en la imagen:

rhodes-w

Club de lectura: “Leer juntos hoy” en el Miguel Catalán: apúntate.

baea47a7eb40d70491802e362b5b7451

La Biblioteca escolar del IES Miguel Catalán va a continuar de nuevo con una de nuestras actividades preferidas: el Club de Lectura “Leer Juntos Hoy”. Muchos de vosotros ya habéis formado parte del grupo a lo largo de los cinco años de su recorrido, así que ya sabéis en qué consiste.

Para aquellos que todavía no nos conocen, ahí van una serie de datos:

¿Quién puede formar parte del Club?

b4c125a28ee7843826d6ffa6ac42e07dCualquier miembro de la comunidad educativa (alumnos, padres, profesores, personal laboral y de servicios, antiguos alumnos…). No obstante, el grupo Leer Juntos Hoy se centra en la lectura de obras cuyo contenido no es aconsejable para alumnos menores de 15 años. La Biblioteca tiene previsto organizar un grupo de Leer Juntos al que puedan asistir sin problemas chicos y chicas de 12 a 14 años.

 

 

¿Cuándo y dónde nos reunimos?

5f38b468d50da60c6b0b65d9ed0e8373

Nuestro Club de lectura se reúne una vez al mes, siempre en lunes, a las 19.00, en la Biblioteca escolar. Este es el calendario de este curso, ya podéis reservar un hueco en vuestras agendas para las sesiones. La primera sesión, el 17 de octubre, nos reencontraremos, daremos la bienvenida a los nuevos miembros y presentaremos la primera lectura. ¡No faltéis!

diapositiva1

¿Cómo funciona nuestro Club de lectura?

d28ee98c5271c1c899b6d6af7dee8045En cada sesión se propone una lectura que se realiza individualmente a lo largo del mes siguiente. Siempre que el presupuesto nos lo permite compramos algunos ejemplares para los miembros del Club.

En la siguiente  sesión se comenta libremente el libro que se ha leído en el mes anterior. Las reuniones están pensadas para comentar aquellos aspectos de la lectura que nos han resultado más interesantes: personajes, temas, desarrollo de la acción, etc. No es necesario ser un experto en literatura ni conocer a fondo al autor, la época o el tema de que habla el libro.

No pasa nada si no  ha dado tiempo a leer todo el libro o si no ha gustado. Se puede venir igualmente y compartir la opinión sobre lo leído y por qué no  ha gustado.

Si queréis echar un vistazo a lo que hemos leído en los años anteriores para haceros una idea de cómo es el club, solo tenéis que mirar en la parte superior del blog y clicar en el apartado CLUB DE LECTURA (LEER JUNTOS). Os aparecerá un menú desplegable donde podréis ver los libros que hemos leído en los cursos anteriores.

7063b897a2423314748ca1e0435f422a

¿Qué tengo que hacer para formar parte del Club?

Nuestro Club se incluye en el Programa Leer Juntos del Departamento de Educación, Cultura y Deporte. En este programa se nos pide un listado con el NIF de todos los miembros del club, así que, si os interesa, podéis mandar un mensaje al correo de la Biblioteca (biblioteca@ies-mcatalan.com) en el que conste:

  • Nombre y apellidos.
  • NIF 
Este mensaje tiene que estar en nuestro poder ANTES DEL 14 DE SEPTIEMBRE.

 

¿Dónde encuentro más información sobre el Club?

5c8d2fe0cca450f22de9645e12f7019fToda la información sobre el Club (fechas, lecturas, materiales para la lectura, etc.) aparecerán en este blog y en el Twitter del instituto @iesmcatalanzgz . También podéis escribirnos al correo de la Biblioteca (biblioteca@ies-mcatalan.com) o llamar al centro 976 402004 y pedir que os pasen con la Biblioteca. Por supuesto, también podéis pasaros a vernos. Estaremos encantadas de recibiros.

¡APUNTAOS A NUESTRO CLUB ANTES DEL 14 DE SEPTIEMBRE!

El unicornio de Iris Murdoch: nuestra última lectura de este curso

iris-murdoch-blog1

El pasado lunes, 11 de marzo, nos reunimos para comentar El cielo protector de Paul Bowles y, como siempre, además de pasar un rato estupendo compartiendo nuestras impresiones sobre la lectura de la novela correspondiente, Carmen Delgado nos propuso la siguiente (y última, por este curso): El unicornio de Iris Murdoch.

9788415979159

Harold Bloom incluyó a Iris Murdoch entre las “cien mentes creativas y ejemplares” sobre las que discurrió en su libro titulado Genios (Anagrama, 2005). “¿Acaso hay algún novelista inglés vivo que posea la exuberancia y el pulso narrativo que tiene Murdoch?”, se pregunta allí Bloom.

LA AUTORA

7287(Dublín, Irlanda, 15 de julio 1919 – 8 de febrero 1999), hija única de padres anglo-irlandeses, de fuertes creencias religiosas (presbiterianas por parte de padre, anglicanas por parte de madre). Su infancia transcurrió en Londres donde fue educada en escuelas progresistas. En los años 30 militó en el Partido Comunista (motivo por el que se le denegó el visado a Estados Unidos) y, aunque se desilusionó pronto, siempre mantuvo una postura política cercana a la izquierda. De 1938 a 1942 estudió filosofía y literatura en el Somerville College de Oxford donde aprendió latín y griego y posteriormente lenguas modernas (francés, alemán, ruso, esperanto).

De 1948 a 1963 dio clases de filosofía en Oxford y entre 1942 y 1944 trabajó en el Tesoro Británico y luego en Bruselas, donde entró en contacto con el existencialismo francés, en las Naciones Unidas. Y a pesar de su opinión en contra, su labor como filósofa se entrecruza con su tarea de novelista. (Quiénes somos y qué mundo habitamos. En 1956 se casó con el crítico literario, profesor (en Oxford, en esos momentos) y novelista John Bayley). Estuvieron casados más de cuarenta años, hasta la muerte de Iris en 1999. Su vida en común queda reflejada en los diarios de él, Elegía a Iris, en los que se basó Richard Eyre para la película Iris, de 2001. Iris Murdoch trabajó como profesora en las universidades de Cambridge, Oxford y Londres. Aunque dejó su dedicación a la enseñanza en sus últimos años, no perdió el contacto con la vida académica, hasta que su salud se lo impidió.

En los años setenta, consiguió el máximo reconocimiento del público y de la crítica (recibió varios premios, entre ellos el premio Booker-McConnel por su obra El mar, el mar de 1978) y fue propuesta en varias ocasiones al Premio Nobel. A pesar de su tardía entrada en la novela, fue una escritora prolífica, como demuestran sus veinticinco novelas, sus seis obras filosóficas y sus dos volúmenes de poesía. Está claro que disfrutaba escribiendo: las novelas se enlazaban pues no toleraba vivir sin una novela en marcha.

Era una mujer vitalista, brillante y sin prejuicios y una viajera empedernida que quería aprender de otras culturas.

En 1995 durante una entrevista en Israel, Iris Murdoch sufrió un episodio de amnesia y no fue capaz de encontrar las palabras para expresarse. A los 76 años le fue notificado el diagnóstico: padecía Alzheimer. Falleció a los 79 años, el 8 de febrero de 1999.

OBRA NARRATIVA

Bajo la red (1954) fue su primera novela.

Algunas novelas de su primer período, como La campana (1958), siguen la tradición histórica y psicológica de la novela del siglo XIX. Otras obras muestran una tendencia a la narración alegórica y mítica y representan la condición humana a través de personajes creados artificialmente, como en La cabeza cortada (1961); El unicornio (1963), que puede ser interpretada como una novela gótica muy elaborada o como una parodia de dicho género; La muchacha italiana (1964), o en la más madura El sueño de Bruno (1969), que trata el tema del aprendizaje de la muerte.

Después de 1968 planteó el tema del inconsciente, y su estilo se volvió más minucioso e introspectivo, las tramas más intrincadas y violentas a causa de los amores tortuosos que presentan. Su estilo narrativo se refinó cada vez más, incrementando los paralelismos entre la cultura clásica y la oriental. Destacan, por su ambición técnica, El Príncipe Negro (1973), Henry y Cato (1976) y El mar, el mar (1978).

En sus obras combina intelectualismo y temas sórdidos, cotidianidad y metafísica. Sus personajes confrontan sus ideas y existencia con las grandes obras de la cultura, y padecen una angustia tanto emocional como intelectual, porque se les escapa el sentido de sus vidas. Son controvertidos, inmersos en su conciencia; muchos son intelectuales, escritores, pintores, científicos o filósofos.

Sorprendentemente, pensaba que “un novelista tiene que expresar valores, y tiene que ser consciente de que es, en cierta forma, un moralista forzoso. La cuestión es cómo hacerlo. Si no vas a hacerlo bien, mejor no lo hagas.” Asociaba el arte al coraje y la honestidad. A pesar de esta obsesión por la moral, o precisamente por ella, una de sus grandes luchas como novelista fue desvincular la filosofía de la narrativa.

Muchas de sus novelas están traducidas al castellano, pero en España Iris Murdoch no ha tenido el reconocimiento que sí le ha otorgado la literatura británica, que la consideró la mujer más brillante de Inglaterra. Según Ignacio Echevarría, en España está   “editorialmente gafada”.

EL UNICORNIO

La culpabilidad mantiene a las personas prisioneras de sí mismas

El unicornio fue la séptima novela que publicó Iris Murdoch. La novela parte de los pilares esenciales de la novela gótica:

Marian Taylor (30 años) acepta un puesto de institutriz en Gaze, mansión situada en un punto remoto y yermo de la costa irlandesa donde sólo hay dos casas habitadas, Gaze y Riders Sorprendentemente, su pupila no es una niña, sino Hannah Crean-Smith, la misteriosa señora de de Gaze, que vive atendida por una serie de extraños personajes con su cara y su cruz y que realmente son sus carceleros. Cada uno juega un papel esencial en el montaje de la historia.   Nadie ajeno llega hasta allí y, si llega, algo le impide alejarse. La atmósfera es cada vez más agobiante.

En Hannah está la explicación del título, pues el unicornio simboliza la inocencia, la pureza pero también las fuerzas ingobernables de la naturaleza. Como el unicornio, Hannah reúne en el mismo impulso verdad y belleza, sin desprenderse del instinto.

La acción parece desarrollarse a principios de los años sesenta, pero, una vez allí, el tiempo parece haberse detenido un siglo atrás.

La historia de Hannah es una historia de dolor. Por motivos que se desvelan a lo largo de la obra, intentó matar a su marido, Peter. El intento se quedó en intento y é, desde Nueva York, la castiga encerrada en Gaze desde hace siete años para expiar su culpa. Cuando el plazo de siete años está punto de expirar, Hannah contrata a Marian Taylor como institutriz. Su presencia hará que la historia rebiscolee, y que las relaciones entre los personajes hagan más evidentes, desencadenando el drama.

Evidentemente, la fábula no es todo. Su carga simbólica es importante y la novela se mueve, cuando menos, en dos planos: el meramente argumental (con los clásicos elementos de la novela gótica) y el metafórico, que marcha armoniosamente al paso de la narración, a los diálogos (platónicos, y en ningún momento la autora esconde su deuda con Platón)) y al comportamiento de los personajes. El balanceo continuo entre ambos planos hace a la historia oscura y nítida, misteriosa y verosímil. Es necesario un narrador muy hábil, un gran contador de historias para resolver con donaire un planteamiento narrativo tan arriesgado y no caer en el ridículo o en la pedantería. El unicornio  es una novela muy elaborada, como se constata en las descripciones, en las observaciones, en el ritmo, en la velocidad y sobre todo, en la dosificación de la tensión (atención al capítulo en el que Effigham se pierde en el bosque) y en la belleza de su prosa (muy alabada la traducción de Jon Bilbao) Y no todo queda explicado pues el desenlace deja sin resolver muchas dudas planteadas en la novela. Porque el narrador, en tercera persona y sobradamente omnisciente, no nos pone nada fácil desenmascarar la realidad y constantemente tenemos (como Marian, conductora y el más real de los personajes) la impresión de que algo se nos oculta.

Ya se ha dicho que no es solo una novela de suspense: se aborda el problema de la culpa y de la posibilidad de redención, y se trasmite la idea de que vivir sin miedo, sin sentimiento de culpa es lo único que puede salvar nuestra existencia.

IRIS (Richard Eyre, 2001)

PARA SABER MÁS…

DOS CONVERSACIONES CON IRIS MURDOCH

El cielo protector de Paul Bowles: nuestra próxima lectura

201

El pasado lunes nos reunimos en la Biblioteca para comentar Farándula de Marta Sanz. Como es habitual, antes de empezar a comentar nuestra lectura, Carmen Delgado nos propuso la novela que íbamos a leer el siguiente mes: El cielo protector de Paul Bowles. Este es el material que ha elaborado para la presentación.

el-cielo-protector

“La muerte siempre está en camino, pero el hecho de que no sepamos cuándo llegará parece restarle finitud a la vida. Lo que odiamos tanto es esa terrible precisión. Pero como no sabemos, nos toca creer que la vida es un pozo sin fondo. Sin embargo, las cosas ocurren solo un determinado número de veces, en realidad, muy pocas. ¿Cuántas veces más recordarás cierta tarde de tu infancia, una tarde que forma una parte tan entrañable de tu ser que ni siquiera puedes imaginar la vida sin ella? Quizá cuatro o cinco veces más. Quizás ni eso. ¿Cuántas veces más verás salir la luna llena? Quizás veinte. Y sin embargo todo parece ilimitado.”

 

EL AUTOR

220px-Paul_BowlesPaul Bowles, hijo de compositor y escritora, nació el día 30 de diciembre de 1910 en Nueva York, y con diecinueve años colgó los estudios y marchó a París, donde contactó por vez primera con los componentes de la generación perdida (a la que nunca perteneció. Ni a ella ni a ninguna otra). Pronto volvió a Manhattan y allí nació el Bowles compositor y el Bowles viajero (visita Marruecos, vive cuatro años en Méjico, recorre Centroamérica). Su vocación de escritor estalla en 1938, tras su boda con Jane (a la que muchos consideraban, Tennessee Williams entre otros, la mayor figura que ha dado la novelística norteamericana). Pronto se trasladaron a Ceilán y acabaron asentándose en Tánger, donde el escritor residió hasta su muerte en 1999 (tras el impasse de 1958, cuando fueron expulsados de Marruecos y marcharon a Nueva York donde pasaron grandes apuros económicos).

Su vida literaria transcurre entre la “generación perdida” de Nueva York y las emergentes vanguardias europeas del periodo de entreguerras, especialmente entre el misterio del surrealismo y la rebeldía del posterior underground.

Paree claro que fue Jane la que indujo a escribir a Paul y perdura la tendencia (entre editores y críticos, no entre lectores) de reivindicar el talento de Jane superior al de su marido. Como escritor Paul se desveló ya en Tánger, testigo del proceso de creación y nacimiento de El cielo protector —que Bertolucci hizo famosa– Déjala que caiga (1952) y La casa de la araña (1955).  En todas ellas Tánger es el espacio en el que deambulan personajes extranjeros enfrentados a tentaciones y debilidades (alcohol, sexo).

En esa época Bowles, traduce algunas obras autóctonas y acoge a los escritores «beat» William Burroughs, Jack Kerouac y Allen Ginsberg, y a otros muchos cuya homosexualidad podía liberarse en Tánger. En cierto modo, la amistad , la tolerancia y el respeto por el otro parecen el eje vital de Bowles: con su mujer, con sus amigos (Visconti, Welles, Huston y Capote)…

Los problemas con las autoridades tangerinas no impidieron que la casa de los Bowles estuviera siempre abierta a toda clase de artistas. Paul dedicó varias obras de no ficción al continente africano y siempre consideró el Sáhara “el lugar más bello del mundo, precisamente porque no hay nada. El cielo tiene luz, pero no es verdad, no está allí, sólo está la noche, siempre”. Ese mismo cielo que lo protegió, ““el cielo aquí es muy extraño. A veces, cuando lo miro, tengo la sensación de que es algo sólido, allá arriba, que nos protege de lo que hay de detrás.”

EL CIELO PROTECTOR

En su aspecto externo, la novela es la narración de una asombrosa aventura. En su aspecto interno, El cielo protector es una alegoría de la aventura espiritual del hombre plenamente consciente en la vida moderna.
Tennessee Williams

Al término de la segunda guerra mundial, tres jóvenes (un solvente matrimonio neoyorkino Port y Kit Moresby, y su amigo Turner) viajan desde Nueva York a Argel, con las líneas turísticas interumpidas. Port, motor de la historia, es un músico en decadencia, que intenta recuperar la inspiración perdida recorriendo el desierto del Sáhara junto a su esposa, frívola e insegura. Tunner, “amigo” de Port, acaudalado y petulante, siente una extraña fascinación por la pareja, y una fuerte atracción hacia Kit

El viaje, planeado inicialmente para solucionar las dificultades entre Port y Kit pronto se vuelve peligroso, pues los viajeros ignoran lo que se esconde bajo una cultura que les es completamente ajena. Este mundo tan hostil les llevará hasta los límites de la razón. Ninguno de los tres personajes principales tiene pasado ni futuro (Port no rellena la casilla de “profesión” de su pasaporte, lo hace Kit) y el narrador, omnisciente, no nos concede elementos para juzgar ni identificar a los personajes: no hay saltos al pasado, los protagonistas se mueven constantemente hacia adelante, no podamos decir que persigan nada concreto salvo un lugar donde beber, comer y dormir. No se plantean objetivos a largo ni corto plazo, solo vivir el momento, lo que marca sus relaciones en la novela. Todo ello permite al lector acercarse a ellos en esta novela magistral.

Kit y Port llevan doce años casados y, aunque se quieran, no son capaces de comunicarse ni de entenderse. Ante un mismo estímulo su reacción es diametralmente opuesta, así como su percepción del mundo: Kit siempre está en alerta, Port se abandona al curso de la vida. Sabe que el cielo lo protege de algo terrible que puede aparecer en cualquier momento.

Port es la atracción de la muerte, la búsqueda de un destino incierto y su búsqueda es la de un esnob de clase adinerada y ociosa. Aislado en su dolor se debate entre dos mundos: el occidental, que le hastía, y el africano, que siente ajeno. Dos necesidades determinan su pertinaz huída hacia adelante: alejarse de Tunner, que le repugna y acercarse a su mujer, en la que espera encontrar un consuelo imposible.

Kit tiene un destino incierto. Insegura y dividida, desea seguir a Port en su viaje pues no quiere perderlo (doce años de convivencia pesan mucho) pero teme profundizar en su la conciencia, atenazda por el dolor que ello puede causarle.

Son personajes incapaces de expresar las emociones y los sentimientos que les provoca un entorno tan embrujador como adverso.

La obra consta de tres partes y treinta capítulos y la acción se estructura en dos planos: el desierto africano exterior y el desierto interior de los protagonistas. Es una estructura muy calculada que nos permite profundizar en la mente de los personajes y vislumbrar sus dependencias, ya que las redes que los atan se van haciendo cada vez más evidentes.

Al final del segundo libro la intensidad decae y empieza una reflexión sobre muerte, la soledad y las respuestas que nunca llegan. Para Kit, una angustia a la que se enfrenta en la tercera parte; Port, simplemente continuará su camino.

Y ahí surge la magia de la prosa de Bowles que, gracias al punto de vista adoptado, supo sacar partido de su descubrimiento del norte de África. Sin falsas morales ni trampas, expresa las emociones humanas más puras y extremas: la percepción de la soledad y la incomunicación entre los hombres; todo ello con una prosa muy limpia.

Su prosa es irónica, dura y seca como el ambiente; muy elaborada pero sin preciosismos ni complacencias. Por supuesto que recurre a la metáfora, siempre tras una cuidada y elegante selección, pero nada hay en su estilo que entorpezca la fluidez del texto.

Abundan las descripciones de ambientes y paisajes que se amalgaman con el confuso mundo interior de los personajes y sirven al autor para explicitar las desigualdades sociales y la fractura entre la belleza de los paisajes y la miseria de sus pueblos.

Son descripciones poderosas, morosas, impecables, que el autor domina para describir los dramas humanos y las tensiones entre los personajes.

Y como tantos otros personajes de la entonces joven novelística americana, los protagonistas de El cielo protector acaban mal. No con siguen integrarse ni en la sociedad de donde salen ni en la buscada por ellos. Deambulan angustiosamente. Hasta el fin de sus días.

EL CIELO PROTECTOR (Bernardo Bertolucci, 1989)

En 1989 el director italiano Bernardo Bertolucci realizó una adaptación cinematográfica de la novela de Bowles, protagonizada por Debra Winger y John Malkovich. La película obtuvo el Premio BAFTA y el Premio del Círculo de Críticos de Nueva York a la mejor fotografía. Os dejo un vídeo con imágenes de la película con la fantástica banda sonora de Ryuichi Sakamoto:

MAPAS DE AGUA Y ARENA

El programa de RTVE Documentos TV realizó en 1990 este excepcional documental titulado “Mapas de agua y arena”, dedicado a la tormentosa relación entre Paul Bowles y Jane Auer.

 

Farándula de Marta Sanz: nuestra próxima lectura

c825932c220a50f5edea8e843b489a90

El pasado lunes, pese al frío que, por fin, ha llegado, nos reunimos en la Biblioteca para comentar el libro El mar de John Banville. Como siempre, presentamos la siguiente lectura. Se trata en este caso de una novela muy actual, Farándula, ganadora del Premio Herralde de novela en el 2015. Este es el material que proporcionamos en la sesión:

MARTA SANZ (Madrid, 1967)

images (2)Marta Sanz es novelista y poeta. Doctora en Literatura Contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid con una tesis sobre la poesía española durante la transición. Empezó a publicar en la editorial Debate, al amparo de Constantino Bértolo: Lenguas muertas (1997), Los mejores tiempos (2001), que fue Premio Ojo Crítico de Narrativa; ya en Destino publicó Animales domésticos (2003) y Susana y los viejos (2006), finalista del Premio Nadal. En 2008 publicó La lección de anatomía, novela que reescribiría en 2014, y en la que utiliza su propia biografía como material literario. También ha probado suerte en la novela negra: en 2010 publicó Black, black, black, donde creó el personaje del detective homosexual Arturo Zarco que recuperó en su novela Un buen detective no se casa jamás. En 2013 publicó Daniela Astor y la caja negra, donde recrea el mundo de la cultura popular y las actrices de la transición. Con esta novela obtuvo el premio Tigre Juan, el premio Cálamo “Otra mirada”.  Su úiltima novela, Farándula (2015) ha obtenido el premio Herralde de novela.

Además de sus novelas, Marta Sanz ha escrito cuentos, poesía y ensayos; ha ejercido la crítica literaria en diversos medios, la docencia en la Universidad Antonio de Nebrija de Madrid y ha dirigido la revista literaria Ni hablar. Colabora habitualmente en El País, Público y la revista El Cultural de El Mundo.

FARÁNDULA (2015)

1449846655_001875_1449846726_noticia_normalLa propia escritora define su novela como “borde y divertida”; en ella Marta Sanz se acerca al teatro para radiografiar la sociedad contemporánea y mostrar su fascinación por las luces y las sombras del mundo del espectáculo.

La novela tiene muy presente la película Eva al desnudo (All About Eve, 1950) —cuyo visionado se hace poco menos que imprescindible— y en ella, como en el film de Mankiewick, se pueden explorar los oscuros territorios del disimulo y el rencor, la falsedad de la vida y el placer de la venganza

La trama de Farándula trata, entre otras muchas cosas, de la preparación y adaptación teatral de aquella película por parte de la veterana Valeria Falcón, en el papel de Margo Channing, la jovencísima e insustancial Natalia de Miguel, que interpreta a Eve Harrington, y el cínico y pragmático Lorenzo Lucas, que da vida al crítico Addison DeWitt.

Al otro lado de las candilejas, otros actores completan el reparto: la pareja compuesta por Mariana y Adolfo, actores reivindicativos, que hoy intentan mirar los toros desde la barrrera; Ana Urrutia, una diva del teatro, que ha sufrido un ictus cerebral; el matrimonio que forman la exquisita Charlotte Saint-Clair y el actor de éxito mundial Daniel Valls, un personaje que se reconoce “un débil mental”.

La cita de la actriz María Asquerino, que encabeza la novela, afirmando que los buenos actores proyectan su voz “desde abajo”, remite a un capítulo de un ensayo de Marta Sanz, No tan incendiario (2014), titulado “Una propuesta de abajo arriba” y en el que tocaba temas que aparecen aquí ahora ceñidos al mundo del teatro: su creciente incapacidad de importarle al mundo, la militancia del actor/autor, el realismo como búsqueda de una verdad no sometida al relativismo, la elección entre escenificar /escribir para consolidar un consenso o bien para señalar sus contradicciones, trabajar sin cobrar sin que ello represente una forma de respeto, sino mera miseria…

Presentación2

La novela está dividida en tres partes (Faralaes, Tarántula y La Falconcita) que responden a una afirmación de la vieja Ana Urrutia: “la farándula es la síntesis de faralaes y tarántula” y que podría considerarse un excelente resumen de todo el libro.  Sobre esta estructura tripartita, a un ritmo trepidante y nervioso, mediante capítulos-flash, Marta Sanz nos muestra el estado actual del teatro, con las compañías de repertorio deshechas, sustituidos los salarios fijos por las comisiones de taquilla y el escalafón profesional por la arbitrariedad.

En la novela se cuelan los aspectos más risibles de nuestra realidad mediática, como se cuela la calle, Internet o los premios Goya. Empieza pareciendo una farsa, pero conforme avanza el relato se hiela la sonrisa del lector ya que la visión de la realidad no puede ser más demoledora.

El vertiginoso estilo de Marta Sanz, su rica fluencia verbal,  su inusual habilidad para retratar situaciones y penetrar en la psicología de los personajes, además de su fino oído para capturar la lengua hablada con vivacidad, nos deja capítulos memorables, como el alucinado caleidoscopio de la Puerta del Sol, que contemplamos con los ojos de Valeria; la espléndida captación de la intimidad doméstica de Adolfo y Mariana; las reflexiones de Mili en el estreno de Eva al desnudo; el terrible monólogo vengador de Ana Urrutia o la confesión final —escrita, no oral— de Valeria Falcón que constituye el lúcido epílogo de un carrusel desasosegante e impiadoso.

Tiene muchísimas cosas esta Farándula de Marta Sanz para gustarle a los amantes de la buena literatura, del teatro y los que tengan sencillamente la curiosidad de intentar adivinar quién está detrás de los personajes” (Benjamín Prado).

Farándula es una novela que no va a dejar indiferente a ningún lector porque la mirada lúcida e irónica de Marta Sanz sobre la contemporaneidad va más allá del simple juego lúdico. El lector que se acerque a esta novela se encontrará con literatura de alta calidad, disidente, alejada de las modas que le ayudará a contemplar desde una perspectiva privilegiada el entorno cultural y social en el que nos movemos.” (Javier Pinto)

EVA AL DESNUDO

(ALL ABOUT EVE, J. Mankiewick, 1950)

Podéis ver un fragmento de Eva al desnudo aquí; seguro que os dan ganas de verla:

Leer nos hace más felices

79ad0c17d3b8cd379ccb9502dc38e7a0Ya lo sabíamos, pero está bien recordarlo, sobre todo en una biblioteca como la nuestra con un excelente índice de lectura que se refleja en colas a la hora del recreo para  devolver libros o tomarlos prestados, listas de espera, fantásticos clubes de lectura… ¡una comunidad educativa entera leyendo y disfrutando!

Por eso nos ha gustado tanto el artículo aparecido ayer  en El País: Leer nos hace más felices, escrito por Emma Rodríguez, en el que nos recuerda los lectores están más satisfechos, son más optimistas y menos agresivos que los no lectores.  Podéis leerlo en el enlace o directamente aquí:

LEER NOS HACE MÁS FELICES

La lectura nos hace más felices y nos ayuda a afrontar mejor la existencia. Los lectores están más contentos y satisfechos que los no lectores, en general, son menos agresivos y más optimistas”. Quienes lo dicen son los responsables de un análisis reciente elaborado por la Universidad de Roma III a partir de entrevistas a 1.100 personas. Aplicando índices como el de la medición de la felicidad de Veenhoven y escalas como la Diener para registrar el grado de satisfacción con la vida, los investigadores han llegado a estas conclusiones que demuestran, como dice Nuccio Ordine, autor del manifiesto La utilidad de lo inútil, que “nutrir el espíritu puede ser tan importante como alimentar el cuerpo” y que necesitamos, mucho más de lo que pensamos, esas experiencias y conocimientos que no se traducen en beneficios económicos.

¿Cómo nos sentimos y qué cambios experimentamos cuando nos sumergimos en una historia? ¿Tiene un efecto transformador? ¿Nos hacen ver los protagonistas de las ficciones nuestras contradicciones y deseos? ¿Nos recuerdan cosas esenciales, tal vez olvidadas?

La ciencia cada vez tiene más recursos para contestar a estas preguntas. Artículos en revistas especializadas dan cuenta de los resultados de resonancias magnéticas que revelan la alta conectividad que se produce en el surco central del cerebro, región del motor sensorial primario, y en la corteza temporal izquierda, el área asociada al lenguaje, mientras leemos un libro y tras acabarlo.

8b8b23c42e0a143ac8961079fe5122e4.jpgEl estrés se reduce y la inteligencia emocional sale ganando, así como el desarrollo psicosocial, el autoconocimiento y el cultivo de la empatía, según un equipo de neurocientíficos de la Universidad de Emory, en Atlanta, que siguieron las reacciones de 21 estudiantes durante 19 días consecutivos. La lectura puede incluso modificar comportamientos a través de la identificación con los protagonistas de la literatura, sostiene Keith Oatley, novelista y profesor de Psicología Cognitiva de la Universidad de Toronto.

“Nos cuesta mucho ponernos en los zapatos del otro en el día a día, pero ¿cuántas veces nos hemos puesto en la piel del personaje de una novela? Empatizamos con él y nos ayuda a entender mejor las señales de los demás”, argumenta Antonella Fayer, psicóloga y coach especializada en desarrollo de liderazgo, quien asegura que “las lecciones que encontramos en la literatura sobre dilemas morales y emocionales son necesarias para cualquier persona, muy especialmente para líderes y políticos, que están convencidos de que no tienen tiempo. Actúan, juzgan y sueltan discursos, pero les convendría parar y acceder a lecturas para mejorar su comprensión de los otros”, señala Fayer, aludiendo a las palabras de Alan Brew, exeditor de Financial Times. “Leer a los grandes escritores te hace una persona mejor preparada para tomar decisiones creativas, interesantes y educadas”.

El convencimiento de los beneficios de la lectura es el motor de School of Life, centro londinense de biblioterapia que prescribe libros para ayudar a superar conflictos (ruptura, duelo…). Como dice el filósofo Santiago Alba Rico, autor de Leer con niños, un ensayo que estimula en los padres el placer de compartir relatos con sus hijos, la lectura, como el enamoramiento, es un “vicio virtuoso”. Cuando conocemos los bienes que nos proporciona, no podemos dejar de practicarla. Vayamos pues a la literatura, como invitaba Cortázar, “como se va a los encuentros más esenciales de la existencia, como se va al amor y a veces a la muerte, sabiendo que forman parte indisoluble de un todo y que un libro empieza y termina mucho antes y mucho después de su primera y su última página”.