El ciclista de Chernóbil de Javier Sebastián: nuestra próxima lectura de “Leer juntos”

 

El pasado lunes nos reunimos de nuevo en la biblioteca para comentar El cuento de la criada de Margaret Atwood. Fue una velada estupenda donde surgieron muchos e interesantes comentarios sobre la obra. Como siempre, propusimos nuestra próxima lectura que comentaremos el día 12 de febrero: El ciclista de Chernóbil del escritor zaragozano Javier Sebastián. Este es el material que compartimos con los compañeros, extraído en su mayor parte de la magnífica introducción que realizó Domingo Ródenas de Moya para la edición de la Institución Fernando el Católico.

EL AUTOR

_img1407_66336419.jpg

Javier Sebastián (Zaragoza, 1962) es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Zaragoza y autor de los libros de cuentos Pomo Rosso (1984) y El descanso de los cautivos (1991). Asimismo ha escrito las novelas La casa del calor (1990), El hombre constante (1998), Historia del invierno (2000), Veinte semanas (2004), El ciclista de Chernóbil (2011) y Puente de Vauxhall (2014).

El ciclista de Chernóbil ha sido traducida al italiano, alemán, francés y holandés. Figuró en la SWR Bestenliste de Alemania; recibió el premio Cálamo “Libro del año 2011” y fue elegida por el Courier International entre las diez mejores novelas extranjeras publicadas en Francia en 2013.

EL CICLISTA DE CHERNÓBIL (2011)

9788499112916Por pura casualidad, El ciclista de Chernóbil se publicó en la primavera de 2011 pocos días después del terremoto que ocasionó el gravísimo accidente en la central nuclear de Fukushima en Japón. La novela no es estrictamente una novela contra los riesgos de la energía nuclear –aunque también– sino sobre la desolación, la soledad, el heroísmo anónimo, la solidaridad, el amor y la obstinación de la vida por perdurar hasta en las circunstancias más adversas.

Javier Sebastián ha comentado que el origen de su novela está en la unión azarosa de dos imágenes que le obsesionaban: la de un anciano abandonado por su familia y la de una ciudad desierta. Estas imágenes genéricas de la desolación fueron tendiendo lazos con la realidad hasta adoptar rasgos bien concretos, los del físico nuclear Vasili Nesterenko de un lado y la ciudad evacuada de Pripyat, próxima a la central nuclear de Chernóbil, de otro.

En 2007 Javier Sebastián realizó un reportaje para Heraldo de Aragón en el que entrevistaba las hermanas Olga y Anna Zorina, quienes acompañaban a un grupo de niños bielorrusos afectados por la radiación que pasaban unos meses en España, acogidos por distintas familias. En el reportaje, Sebastián explica que en un documental se ve a un grupo de turistas en Pripyat, haciendo fotos de las calles muertas, cuando de pronto aparece un ciclista montado en una vieja bicicleta oxidada. De ahí surgió el título de la novela y la figura del hombre que pedalea en medio de la soledad y la devastación. Sebastián asoció esa soledad con la del científico Vasili Nesterenko, sacrificado luchador contra los estragos causados por la radiación.

El ciclista de Chernóbil desarrolla una trama extraída de la realidad histórica y urdida mediante un laborioso trabajo de documentación que da lugar a un discurso híbrido entre lo ficcional y lo histórico. Este tipo de mestizaje ha sido frecuente en la literatura de los últimos años y forma parte de una hibridación más general entre la novela y los géneros no ficcionales, desde el ensayo a la autobiografía. En la obra de Sebastián es fácil deslindar lo histórico de lo fabulado, aunque muchos de sus personajes adopten el nombre de personas reales e incluso se les atribuya parte de su biografía. Vasia, el protagonista de la novela, guarda muchas similitudes con el físico nuclerar Vasili Nesterenko, pero no debe confundirse con él: es una criatura surgida de su imaginación. Realidad y ficción se entreveran en la novela pero no se confunden: los datos históricos sobrecogen y escandalizan; las vicisitudes dentro de la ficción emocionan.

Algunas de las fuentes documentales que consultó el autor aparecen aludidas o transcritas en la propia novela, en citas o fragmentos interpolados, pero la contundencia testimonial de algunas de ellas era tal que consideró necesario poner a disposición de sus lectores parte de estos materiales en una página web que contienen enlace con otras páginas, extractos de artículos, referencias bibliográficas y vídeos: http://javiersebastian.com.

La novela está dividida en seis partes y un epílogo. Cada una de estas partes está compuesta a su vez por un número variable de secuencias de extensión desigual, que suman un total de cincuenta y siete. Estas secuencias narrativas no son lineales o sucesivas, ni tampoco diegéticamente homogéneas, sino que forman parte de dos hilos narrativos distintos en apariencia pero convergentes.

El primer hilo narrativo está narrado en primera persona por el representante español en la Conferencia Internacional de Pesos y Medidas que se celebra en París; la segunda línea narrativa presenta un narrador extradiegético y arranca en la ciudad fantasma de Pripyat donde se refugia un hombre cubierto por dos abrigos. Con calculada tensión narrativa, Javier Sebastián dosifica, en secuencias alternas, la información que va desvelando los misterios, manteniendo vivo de ese modo el interés del lector.

A estos dos hilos narrativos se suma un tercero que no tiene carácter narrativo sino expositivo y sirve de contrapunto factual al desarrollo ficcional del resto de la novela. En esta secuencia encontramos resúmenes de datos científicos, datos de investigaciones, noticias periodísticas y, en general, textos que remiten a la catástrofe de Chernóbil y sus terribles consecuencias.

Los tres hilos de la trama narrativa se articulan en una estructura de doble hélice que entrelaza cada una de las secuencias hasta confluir en una misma trama en la tercera parte, el centro estructural de la novela. Javier Sebastián dispone, de este modo, un relato formalmente muy exigente en el que el templado vanguardismo convive con una admirable fluidez narrativa.

En el estilo de Javier Sebastián se observa la tensión entre lo que quiere expresar y el imperativo de decirlo del modo menos ostentoso y con el mayor impacto en el lector. Acciones y sentimientos, atmósferas y pensamientos son presentados de forma escueta, a veces incluso elusiva, como hurtándole al lector datos que podrían parecer indispensables pero no lo son, porque Sebastián cuenta con un lector inteligente y cómplice que intervenga activamente en la lectura, estableciendo conexiones y deduciendo relaciones significativas, lo que perjudica en absoluto la transparencia o legibilidad del texto.

La prosa de Sebastián combina dos retóricas: la de la escritura y la de la oralidad, perfectamente ensambladas. A las normas de la escritura artística pertenece el minimalismo sintáctico, la preferencia por frases muy breves y contundentes. Esta prosa disuelta permite que el relato acelere su ritmo y que las realidades novelescas se presenten al narrador con gran inmediatez, aunque sea a costa de matices.

A la retórica de la oralidad corresponden las múltiples voces que se oyen en la novela y que se integran en el discurso narrativo. Son voces de personajes de muy variada extracción (desde científicos a campesinos), que dan testimonio de unos hechos que se expresan con la sintaxis entrecortada y los giros propios del habla, con espontaneidad y desparpajo.

En suma, Javier Sebastián ha elaborado un registro estilístico eficaz que se nutre a la vez de los recursos narrativos de la oralidad y en los de la escritura, un registro que consigue conmover y emocionar a un lector que busque en la literatura, actualidad, exigencia y excelencia.

 

Los comentarios son las opiniones de los lectores, no de la biblioteca ni del IES Miguel Catalán. Todos los comentarios son sometidos a moderación previa. No se aceptan contenidos mal intencionados, difamatorios o publicitarios.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .