Ahora es el momento de Tom Spanbauer: nuestra próxima lectura del club

9788439720577

El pasado lunes, 20 de febrero, nos reunimos  en la Biblioteca para comentar El africano de Le Clézio. Carmen Delgado, una de las coordinadoras del grupo de lectura, nos propuso la siguiente lectura: Ahora es el momento del novelista norteamericano Tom Spanbauer. Este es el material que nos proporcionó para guiarnos en la lectura:

2014agmspanbauer400Tom Spanbauer se crió en un rancho de Pocatello (Idaho), en una familia de granjeros de origen alemán, de un catolicismo casi fanático, en una tierra en la que esta religión era y es minoritaria.

Antes de convertirse en novelista de culto, en novelista del mundo gay y de la bisexualidad, de los estragos del SIDA en Nueva York (él es enfermo de SIDA), fue hijo dócil y responsable, educado y cariñoso, pero entre los 16 y los 17 años dejó de serlo: “Mi padre veía al homosexual que había en mí e intentaba sacármelo a golpes”.  Ese tránsito es el momento que refleja en Ahora es el momento.

La primera novela suya que se publicó en España fue El hombre que se enamoró de la luna, en 1991. Pocos críticos  y menos editores imaginaron el impacto que tendría sobre los  lectores, para los que se convirtió pronto en uno de los popes de la literatura norteamericana. La obra nos lleva al Estados Unidos de finales del XIX y repasa la vida de cuatro personajes marcados por el amor, el sexo y el riesgo.

Un año después vio la luz en español la que realmente es su primera publicación, Lugares remotos, breve esbozo de lo que sería El hombre que se enamoró de la luna. Pocatello (habrá que ir)  años 50, sociedad castrante, racista…

La cuidad de los cazadores tímidos  (2002), de brillante título, nos sitúa en la Nueva York del SIDA, principios de los 80, en uno de los lugares, y en una de las fechas de Yo te quise más (2016). A través del vaquero William Parker, que abandona su vida rural, Spanbauer describe una Nueva York desolada por el SIDA y abandonada de la maquinaria social de Reagan. Estamos ante escritura peligrosa en esencia, en la búsqueda de lo más peligroso de nuestros recuerdos.

Ahora es el momento, como veremos, nos sitúa nuevamente en una granja en las llanuras cercanas a Pocatello, territorio sentimental de Spanbauer. A él también volverá en su última novela, Yo te quise más, de 2015. (Título extraído de un poema de Auden, aunque bien podría titular una novelilla de Corín Tellado). Es la más desesperanzada de sus novelas. De la mano de la primera persona de Ben, nos adentramos de nuevo en el Nueva York de los 80, y dando un salto, a los Estados Unidos posteriores a las Torres Gemelas, al viagra y a la devastación del cáncer. Visto todo esto y tras haber leído sus escasas obras, no podemos poner en duda  la relación de la obra de Spanbauer con su biografía. “La ficción es aquella mentira que suena más verdadera que la realidad”, en palabras de Spanbauer o “El poeta e un fingidor”, en boca de Pessoa. Afirma Spanbauer que encuentra la verdad mintiendo sobre ella, hecho que le lleva a buscar sistemáticamente la primera persona que es el hilo conductor de todas sus novelas. Es su memoria.

Por ello no es de extrañar el taller literario que desde hace años dirige en Portland, taller de “escritura peligrosa” o escritura del riesgo, del que han salido escritores de la talla de Chuk Palahniuk. Dicha escritura se basa en revelar, en primera persona, aquello que más te asusta o avergüenza. Es meter el dedo en la llaga, en ese lugar secreto que nos causa tanto dolor, sin pensar demasiado en el ridículo.

Como dice Rodrigo Fresán, “Se ha de revelar, más o menos minimalísticamente, con la más confesional de las primeras personas, aquello que más te asusta o te avergüenza, o te arrepientas de haber hecho o haber pensado hacer”. Spanbauer ha escrito todas sus novelas siguiendo esta premisa. De ahí el tono confesional que destilan. El sacramento de la confesión.  Qué barbaridad: a lo que hay que llegar para superar una educación castrante, Anita Ozores.

Esta estrategia literaria se estructura en cuatro pasos bien definidos: los motivos recurrentes (“caballos”), el decir algo de manera incorrecta (“quemarte la lengua”), escribir sin enjuiciar ( “Ángel que registra”) y escribir libremente sobre el cuerpo.

AHORA ES EL MOMENTO (2007)

Es la novela que lo consagró como un autor de culto, del que se dice que solo escribe libros sagrados. Escritura peligrosa, novela de iniciación (o bildugsroman, que es lo mismo pero queda mejor) Ahora es el momento muestra el largo proceso de la liberación de un niño y posterior adolescente, Rigby John Klusener,  hijo de campesinos alemanes emigrados a Idaho.

Se levanta el telón: Rigby John Klusener, de 17 años, hace autoestop una noche de plenilunio en la autopista 93 que le llevará a San Francisco. Lleva en el sombrero una flor, requisito indispensable para viajar a San Francisco, según ha leído él. Y se va a San Francisco para ser quien él quiere ser. Todo un valiente.

Nos encontramos con Rigby John cuando algo está a punto de empezar y algo a punto de terminar. Lo que termina da cuerpo a Ahora es el momento; lo que empieza, en parte, a Yo te quise más.

Huye de una vida marcada por la intolerancia religiosa, racial, sexual. Deja atrás a un padre amargado y violento (“quería sacármelo a golpes”), una madre amargada por la muerte de un hijo de cien días y atenazada por el catolicismo más recalcitrante; deja una hermana casada con un maltratador, una escuela en la que también lo maltrataron (hoy lleva una flor en el sombrero; de niño, alguien le clavó un tulipán amarillo en el culo). Abandona el duro trabajo en el campo, donde se inició en la sexualidad compartida con los mejicanos Flaco y Acho, que le hicieron perder el miedo al contacto físico. Deja a la entrañable Billy Cody y al primer gran amor de su vida, el indio borracho al que una vez vio desnudo bajo la lluvia: George Serano. Con muchos de ellos nosotros no querríamos ningún trato.

En sus inicios, la novela, salpicadas de alusiones al lector modelo Guardián entre el centeno (¿Pueden creerlo? ¿Me escuchan?) parece no avanzar, pero en un momento determinado Spanbauer pega el volantazo, la historia comienza a despegar, los acontecimientos se suceden cada vez con mayor velocidad y su prosa se hace más poética, ayudada por las descripciones y las alusiones de elementos sensoriales. Todos los sentidos están presentes: olemos, vemos, sentimos, paladeamos y oímos. La alusión a los sentidos, las repeticiones, los elementos circulares (la novela lo es)  llenan de música la novela, pero además de la música hay mucho dolor en la historia, como en todas las historias de amor, aunque esta esté contada poco a poco y sin estridencias, de forma tan natural que a veces asusta y que, a pesar de las circunstancias en la que se desarrolló, está libre de violencia y de estridencias.

Si ese dolor está presente en la vida de la juventud norteamericana de la década de los sesenta, Yo te quise más despliega el dolor de esa juventud ya madura, arrasada por SIDA, el cáncer y la soledad.

PARA SABER MÁS…

Tom Spanbauer tiene, como casi todos los escritores actuales, su propia página web: http://www.tomspanbauer.com en ella se puede consultar (en inglés, claro) información acerca de su biografía, sus obras, intervenciones en radio, vídeos, etc. así como datos acerca de su Taller de escritura “Dangerous writing”, su blog e incluso la forma de ponernos en contacto con él. Podéis entrar pinchando en la imagen:

captura

Spanbauer está también presente en las redes sociales. Podéis contactar con él en Twitter: @TomSpanbauer.

ALGUNOS ARTÍCULOS SOBRE SU OBRA

Tom Spanbauer: «Mi padre veía al homosexual que había en mí e intentaba sacármelo a golpes»  (Entrevista en ABC, 14/09/2015)

“Encuentro la verdad mintiendo sobre ella” (Entrevista en El País, 5/05/207)

Crítica sobre La ciudad de los corazones tímidos (El País, 12/10/200

LA PRÓXIMA REUNIÓN DEL GRUPO SERÁ EL 20 DE MARZO, LUNES, A LAS 19.00 EN LA BIBLIOTECA.

Anuncios

Los comentarios son las opiniones de los lectores, no de la biblioteca ni del IES Miguel Catalán. Todos los comentarios son sometidos a moderación previa. No se aceptan contenidos mal intencionados, difamatorios o publicitarios.

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s